Hoy tenemos el placer de publicar el análisis de The Dwarves, la adaptación al mundo de los videojuegos de la novela medieval de Markus Heitz. Protagonizado por enanos, King Art ha sido la encargada de realizar un juego que se queda corto en jugabilidad, pero inmenso en narrativa.

Criado entre humanos, Tungdil Goldhand tendrá que valerse por si mismo y con la ayuda de otros personajes de diferente raza, para hacer frente a la horda de cientos de enemigos a los que tendremos que hacer frente.

A base de exploración, diferentes caminos a elegir por el jugador y, una narrativa alucinante y profunda (volvemos a recordar que es una adaptación de una novela que a su vez se inspira en Tolkien, creador de El Señor De Los Anillos), The Dwarves entretiene que da gusto. A todo esto le tenemos que añadir un sistema de combate táctico en tiempo real. Al principio es bastante confuso hacernos con el control, pero a medida que le vamos cogiendo el truquillo, la cosa cambia bastante.

Tenemos que ser muy cautelosos a la hora de elegir el camino o las diferentes misiones que nos propone el mapa del juego, ya que un pequeño paso en falso nos puede llevar a la muerte. Al ser un juego estratégico contra hordas de enemigos, necesitaremos en todo momento de la pericia y táctica que el jugador dote a sus personajes. Esto puede llegar a ser muy confuso, pero como ya hemos comentado más arriba, una vez que le dedicamos varias horas, es pan comido.

Los personajes pueden luchar de manera automática, pero no es recomendable dejarlos a su aire, ya que necesitaremos usar movimientos especiales o uso de algún tipo de magia para poder hacer frente a los diferentes enemigos, que van variando de tamaño y raza. Sin duda, el equipo que se esconde detrás del juego ha sabido plasmar perfectamente los controles de la versión de PC para las consolas.

Pero no solo la lucha será nuestro mejor aliado, ya que podemos usar los diferentes entornos naturales de los escenarios para acabar con los enemigos. Arboles que se cae, rayos de la lluvia o barrancos cercanos y ocultos. Una maravilla.

Eso sí, el juego a veces presenta una física un poco extraña, otorgándonos con algún que otro fallos una especie de inmunidad en los enfrentamientos. Incluso la cámara, que se puede manejar algunas veces a nuestro antojo, dificulta un poco la calidad final del combate. Son pequeñas cosas que os aseguramos no interfieren en la calidad final del título.

Aunque gráficamente el juego cumple con su cometido, no entendemos como un juego como este tiene innumerables tiempos de carga. No solo están disponibles al entrar en algún escenario nuevo, si no también al acceder a pequeñas áreas del escenario. Una pena, ya que puede cansar a más de uno.

Con una duración de unas 13 horas, una jugabilidad adaptable, unos gráficos mejorables y, una banda sonora más que llamativa, hacen de The Dwarves un juego a tener en cuenta para los amantes de los juegos tácticos por turnos. No tiene mucha personalización e incluso el árbol de habilidades no es amplio, pero cumple con su cometido.

|título        = The Dwarves
|género        = Táctico-Rol
|origen        = Europa
|distribuidor  = Badland Games
|online        = No
|idioma        = Castellano-Inglés
|sistema       = Ps4-Xbox One y PC
|jugadores     = 
|edades        = 

Dejar respuesta