Desarrollada por Supermassive Games para Playstation 4, Xbox One (Versión analizada) y PC, BANDAI NAMCO nos trae Man Of Medan, mezcla singular de película con videojuego que ha tenido éxito en el pasado con otras entregas. 

Creado por parte del equipo de Until Dawn, Man of Medan nos presenta una historia interactiva en la cual tienes un control limitado pero vital sobre los personajes, muy al estilo de Night Trap de Mega CD. La historia se presenta mediante cinemáticas y escenas lineales donde predomina la exploración. Sin embargo, la interactividad aparece cuando debemos tomar decisiones y, sobre todo más, en secuencias de acción.

Las decisiones varían y tiene peso importante en la historia. Algunas simplemente producen diálogos graciosos, haciendo que nos relajemos después de algunas escenas tensas como es común en las películas de terror. Otras impactan las relaciones entre los personajes, lo cual afectará de manera indirecta qué tanto confían los unos en los otros. Todo esto es explicado por El Curador, un personaje fuera de historia que funciona como anfitrión. Suele interrumpir la trama ocasionalmente para ofrecer comentarios sobre algunas de tus acciones y dar consejo que puedes tomar o dejar, además de dar leves pistas sobre lo que vendrá en la próxima parte de la historia.

Lo más notable de este tipo de jugabilidad es que los resultados de cada interacción son casi siempre impredecibles. Las pequeñas variaciones causadas por tus decisiones hacen que la historia no decaiga en ningún momento. Nunca sabes si un simple diálogo puede ocasionar que alguno de los personajes reaccione de distinta manera cuando sus vidas dependan de ello. Podría considerarse como aspecto negativo, ya que nunca sabes si algo que parece insignificante tendrá consecuencias al instante o más adelante en la historia. La historia sigue su propia lógica en cuanto a definir que es una decisión sabia o que no lo es. Para lograr ver todos los finales y conseguir los logros de cada sistema, tenemos que jugar al juego varias veces.

El ritmo de la historia, por otra parte, es desigual. Esto es de esperarse, ya que esta no avanza sin tu guía y que puede variar drásticamente según los acontecimientos. Básicamente, sigues un esquema que va de cinemática a exploración y de ahí a cinemática nuevamente. Esto ayuda a crear tensión de forma bastante eficaz entre muchas de sus escenas y causando unos buenos sustos, gracias a su excelente edición de sonido y banda sonora. El juego llega doblado al castellano, lo que es de agradecer.

A veces el juego es interrumpido por secuencias de acción en las que se resuelven mediante  QTEs (quick time events). En estas secciones deberás presionar el botón o secuencia adecuado en el momento adecuado para sortear obstáculos o escoger la mejor forma de resolver problemas.

La estructura de la historia no está definida de manera muy firme y es probable que en algunas partidas te sorprenda un final abrupto. El lado positivo es que la rejugabilidad es alta gracias a las múltiples variables de su la trama. A los que jugasteis a Until Dawn sabréis a lo que me refiero. El 90% de la experiencia es guiada, por lo que no esperéis grandes dosis de exploración. Partiendo que la experiencia de este tipo de juegos muy similar a ver una película slasher de terror, hay comparaciones entre ambos medios que son inevitables.

Por ejemplo, las características que definen a un personaje, en este caso, son mostradas en pantalla al momento de introducirlo a la historia, junto con su nombre. Los rasgos son mostrados en uno de los menús del juego y constantemente se actualizan de acuerdo a los acontecimientos que vayan surgiendo. Un personaje que empiece la historia con inseguridad puede terminar siendo el que asume liderazgo del grupo y guía a todos hacia el bien común, por lo que no encasillar a un personaje, porque os podríais llevar más de una sorpresa. Ya lo dicen, las apariencias engañan. 

Visualmente, Man of Medan es una producción impresionante. Los personajes se ven y se mueven con mucha naturalidad, tanto en las cinemáticas como en las secciones jugables. La captura facial utilizada para crear las escenas permite que los actores le den mucha personalidad y expresividad a los roles que interpretan. Esto se puede apreciar de forma bastante consistente durante el juego, con la excepción de las ocasionales escenas que parecen más como una demostración de la tecnología empleada en el juego que un punto importante de la historia. De la misma forma, tus decisiones durante el juego pueden crear escenas con cortes abruptos por culpa de la edición que dejan líneas de diálogo “cortadas”, como si hubiesen suprimido más líneas de diálogo. Esto incluye momentos de interacción entre personajes que a pesar de estar diciendo cosas muy serias, se escuchan con tonos de voz que no encajan exactamente con lo que están tratando de decir. No es que esté mal traducidas, pero si chirrían un poco. 

El lado positivo entre película y juego es que puedes disfrutar de varias versiones de la misma historia, experimentando con otros diálogos y decisiones. También puedes compartir tu experiencia, tanto de manera local como en línea, con hasta cuatro otras personas gracias a su modo “Movie Night”. En este modo, tú y tus amigos podéis escoger qué personaje o personajes controlará cada uno y mientras uno de ellos juega su sección respectiva de la historia, los demás pueden ver cómo se desarrolla. Este modo ofrece una experiencia bastante única como juego cooperativo, además de la oportunidad de crear múltiples variaciones en la historia gracias a las decisiones de tus amigos.

Man of Medan es la primera de varias historias de horror interactivas de esta colección y es una experiencia bastante singular como videojuego. Con un promedio de cuatro horas de duración, es un poco difícil justificar su precio de 24.95 euros a menos que hayas disfrutado otras entregas similares en el pasado o que te guste este tipo de historias de terror, con el valor agregado de la alta rejugabilidad y los múltiples finales de los que posee el videojuego.


Dejar respuesta