Mezcla de cazarrecompensas sin escrúpulos y hombre del espacio, Showman Killer de Alejandro Jodorowsky (La Casta de los Metabarones, El Incal) es un cómic perfectamente detallado donde conoceremos la historia de un asesino que no parará de matar por el codiciado oro.

La creación del doctor Courcolain, un científico bastante malo, es el protagonista de Showman Killer, un engendro creado desde la semilla de una bestia con la colaboración del útero de una humana. A medida que la criatura va creciendo, el doctor le enseña cómo ser el asesino perfecto sin ningún tipo de escrúpulos.

Pero como todo superhéroe (en este caso este tipo es un anti héroe) nuestro protagonista puede transformarse en cualquier bestia solo escuchando la palabra adecuada, que es Show, con el consiguiente aumento de ventaja en cualquier enfrentamiento.

Nicolas Fructus, que se encarga del espectacular dibujo, no escatima en detalles. Cada poco rato, seremos testigos de viñetas sangrientas a doquier, con un nivel de detalles bastante alto.

Pero no es sólo oro lo que nuestro protagonista busca, ya que a medida que va asesinando, su mente busca más acción, por lo que sus escrúpulos (no tiene) van desapareciendo cada vez más y más, sintiendo odio incluso por sí mismo.

Harto de trabajar para el Omnimonarca, el doctor Courcolain urde un plan con el que cosechar fortunas: diseñar genéricamente al mercenario definitivo, a quien bautizará como Showman Killer. Privado de toda emoción, carente de códigos morales e instruido en avanzadas técnicas de combate, el despiadado asesino tan solo experimenta un sentimiento cercano al placer cuando se entrega a la destrucción. Pero el destino del implacable Showman da un inesperado giro cuando conoce a la misteriosa Ibis…

Originalmente publicado entre los años 2010 y 2012, Showan Killer recopila las tres historias originales Un héroe sin corazón, El niño de oro y La mujer invisible. La edición presentada por ECC Ediciones cuenta con un gran trabajo de impresión. 192 Páginas a todo color con un precio de 23€. Un historia digna de leer. No apta para menores.

Dejar respuesta