Los años noventa del pasado siglo se han convertido por méritos propios en la época en la que florecían los juegos tipo Streets of Rage tanto en consolas como salones recreativos, donde gracias a la acción lateral disfrutábamos como crios. Juegos divertidos, donde teníamos que aporrear cientos de veces los botones para acabar con los enemigos que nos encontramos en la pantalla.

Por eso, hoy le toca el turno al análisis de Shaq Fu: A Legend Reborn, un juego con historia y gráficos mejorados pero que mantiene intacta la jugabilidad que tan famosa se hizo en esa década. El juego fue lanzado a principios de junio para PS4, Xbox One (versión analizada), PC y Nintendo Switch.

Nada más comenzar a jugar, nos damos cuenta de lo molona de su banda sonora, junto con una introducción animada donde se derrocha el humor a doquier. Es de obligada visión ver todos los vídeos que incluye el juego, ya que de esta manera nos enteramos de la historia y por supuesto, nos reiremos bastante con los chistes que cuentan los diferentes personajes.

Al ser un juego puro arcade, la jugabilidad es directa y sencilla. Nada de complejos movimientos o cómbos: el juego nos ofrece diversión pura y dura. Cada botón del mando es un movimiento…no busquéis más. Si es cierto que durante los combates aparecen habilidades temporales, que hacen que el juego sea más ameno.

Una de las cosas que más nos ha gustado de Shaq Fu: A Legend Reborn es el diseño de los enemigos. Si con el personaje principal ya entramos dentro de los estereotipos comunes (siempre con humor) los enemigos, tanto finales como los que aparecen a  lo largo del juego, son parodias de personajes famosos del mundo de la política, música o cine.

Seis son los niveles disponibles (se nos antojan escasos), que van avanzando su dificultad a medida que vamos avanzando entre ellos. Los mismos están inspirados en los diferentes enemigos finales a los que nos enfrentaremos, siendo el último (con giro dramático y humorístico a la trama) el más grande de todo. No os perdáis la parodía inpirada en Justin Bieber.

Gráficamente el juego no ofrece un poderío absoluto (que flamenco nos ha salido) por lo que no espereis grandes efectos. Casi todo lo del escenario está animado e incluso podemos interactuar con los mismos objetos para lanzarlos contra lo enemigos. Algunos dejarán armas que podemos usar.

Shaq Fu: A Legend Reborn es un juego sencillo, modesto pero muy entretenido. La jugabilidad es su punto fuerte, directa y sin rodeos. Quizás un modo online subiría la nota, pero cumple con su cometido. Ya se encuentra disponible en las plataformas digitales y en versión física.

|título        = Shaq Fu: A Legend Reborn
|género        = Acción
|origen        = Estados Unidos
|distribuidor  = Soedisco
|online        = no
|idioma        = Castellano
|sistema       = PS4-XBOX ONE-SWITCH
|jugadores     = 1
|edades        = +18

Dejar respuesta