En la década de los 90 cuando un cómic, película o serie de televisión tenía éxito las compañías lanzaban videojuegos basándose en dichos éxitos para así tener mayor repercusión y ventas en el sector (a excepción de E.T. El Extraterrestre para Atari, que casi lleva a la compañía a la bancarrota) cosa que a día de hoy se hace exactamente al revés, primero se hace un videojuego de éxito bastante aceptable y ya entonces, las compañías cinematográficas ya se encargan  de hacer una película que poco o nada tendrá que ver con dicho videojuego.

Uno de esos éxitos lo tuvimos cuando en 1991 DC Comics y Tim Burton decidieron llevar a cabo la película de Batman con un jovencísimo Michael Keaton y fue entonces cuando el mercado se llenó con todo tipo de merchandising incluyendo el videojuego oficial basado en la película, en su día licenciado por Ocean Software Ltd y distribuido por la extinta Erbe Software. 

En este caso vamos a analizar la secuela directa de la película (si el JOKER no hubiese muerto a los pies de la iglesia de Gotham City) que aprovechando el tirón que tenía el personaje en ese momento y que en Japón se bautizó como “Dynamite Batman (Dainamaito Battoman)“, o como se tradujo por aquí “Batman: Return of the Joker“.

Realmente el juego no lo probé hasta 1993, una lastima la verdad porque no sabía el pedazo de juego que tenía entre mis manos hasta que encendí la Nintendo Entertainment System. Anteriormente había jugado a licencias de cómics en mi querida Nes, juegos como Darkman o Spiderman: Return of the Sinister Six y aunque eran muy buenos juegos, ni de lejos le llegaban a la suela de la bota de Batman, un juego que conseguía sacar todo el músculo a la consola de 8 bits de Nintendo porque, os diga lo que os diga, (era y sigue siendo a pesar de casi sus 30 años de existencia) un juego brutal. 

La historia del juego empieza cuando el Joker escapa del Asilo de Arkham y Batman recibe una señal de ayuda para atraparlo. El modo de juego es de desplazamiento lateral, donde tenemos que acabar con el Joker y su banda que escapan del Asilo de Arkham. El estilo gráfico bebe directamente de los cómics en lugar de la película, siendo así un juego un poco más “fantástico” que el anterior. Los chiptunes de Nes echaban chispas con sus cañerías melodías, haciendo que las tarareamos durante horas. La paleta de colores era genial, habiendo un gran contraste de tonalidades entre personajes aún habiendo algunos que estaban pintados con un solo color pero con degradados de tonalidad. 

El juego consta de siete fases, pero divididas en otras dos más pequeñas por cada acto (vamos, como los juegos de Sonic the Hedgehog) sumando así un total de trece actos. La dificultad del juego era equiparable al de Los Battletoads (que eran los Dark Souls de la época). Posee continues infinitos y la opción de empezar en el acto que queramos mediante passwords sin necesidad de pasarse el juego entero otra vez. 

Disponemos de cuatro disparos distintos para hacer frente a la cantidad de enemigos que nos aguardan durante toda la aventura, aparte de jefes de final de fase, y un escudo temporal en el que seremos totalmente invulnerable a los ataques de los esbirros de el Joker. La mayoría de fases deberemos avanzar de izquierda a derecha o de arriba a abajo como un juego de plataformas 2D con varios planos de Scroll Paralax, aunque también cogeremos un jet-pack y deberemos completar volando la fase y acabando con todo lo que se nos ponga por delante. 

En definitiva, Batman: Return of the Joker fue un grandísimo videojuego que todo poseedor de una Nintendo Entertainment System tuvo que probar en la década de los 90 para dejarnos totalmente maravillados con semejante obra de los videojuegos. A día de hoy todavía se puede disfrutar completamente de él, y de hecho os lo recomiendo encarecidamente, pero seguro que no lo haréis igual que lo hice yo con aquellos ojos de un chaval de 14 años donde había sido bombardeado por todo tipo de merchandising del Caballero Oscuro. 

P. D: aquí os dejo los password del juego por si en alguna ocasión os animáis a probarlo… 

Nivel 1-2: MDRR. 

                        Nivel 2-1: NMLL.

Nivel 2-2: NWKL.

Nivel 3-1: LGZQ.

 Nivel 3-2: GPTW.

Nivel 4-1: GNXF.

 Nivel 4-2: KHCN.

 Nivel 5-1: QGVN. 

Nivel 5-2: WBZT.

Nivel 6-1: FFHG.

 Nivel 6-2: CKQG. 

Nivel 7-1: GPZT.

Dejar respuesta