La Biblioteca pública de Seattle en 2013 fue testigo de uno de los “efecto dominó” más impresionantes del planeta, 2131 libros fueron participes de esta hazaña que batió records. En este tipo de proezas todos los elementos están conectados como si de un organismo vivo se tratara, el mínimo fallo puede provocar estragos. Pero este tipo de efecto lo podemos trasladar a un plano más amplio ¿Es el mundo un “efecto dominó?

Con este pensamiento nos encontramos ante Vaticano III, que nos narra la historia de un Papa que recibe una visión y para llevarla a cabo necesita realizar una proeza que escandalizara al mundo.

angel-Medina

La narrativa de Ángel Medina se caracteriza por no dejar indiferente al lector, hacerle pensar sobre sí mismo, su forma de actuar y, sobre todo, en el mundo en que vive. La naturaleza del ser humano es impredecible pero hay ciertos patrones que se repiten.

En este aspecto, Vaticano III te hace pensar en cómo está construida la sociedad, que pilares sostienen el mundo y que pasaría si alguno de estos se derrumbase. De una manera muy natural, es capaz de balancearnos entre mundos reales e imaginarios sin darnos cuenta, repletos de simbología y mensajes ocultos. Aunque en algunos momentos utilice un lenguaje demasiado especializado, no peca de pretencioso y es capaz de transmitir un mensaje claro, el mundo es más frágil de lo que creemos.

ciudad destruida

Una obra personal, que da una panorámica del mundo a través de los ojos de los personajes, sabe mantener la tensión y el misterio, de manera que te tiene pegado a cada línea, intentando captar todas las referencias y sobre todo haciéndote reflexionar sobre lo que te habla el autor.

Otras obras que tratan de profundizar en el funcionamiento del mundo acaban por ser pesadas, aburrir al lector o utilizar un lenguaje tan obtuso que hacen imposibles su lectura. Este no es el caso de Vaticano III, aunque no sea una historia corta, es muy ligera, cuando te quieras dar cuenta estarás acabando la obra.

dominos

Ángel Medina es capaz de crear un universo propio y tan creíble que perfectamente podemos confundirlo con nuestra realidad, esto puede llegar a angustiar al lector dado el tema que trata. No es la primera vez que trastoca facetas de la realidad para darles otro enfoque, el amor obsesivo, la figura de los políticos o el propio ser humano, son otros temas que ha tratado en anteriores obras. Con Vaticano III da un paso más allá, aplicando lo que ha funcionado en otros títulos, tomando ciertos elementos para darle más credibilidad al mundo que crea.

Es imprescindible abrir la mente para disfrutar completamente la historia, atendiendo a los detalles, ya que es una obra que no dejara indiferente a nadie. La obra de este escritor mediterráneo puede hacernos ver que el mundo si funciona como un efecto dominó, solo falta que se caiga una pieza para que el resto sigan su camino.

Dejar respuesta