España, un país donde se mira hacia otro lado cuando las cosas no interesan, Pero, ¿qué es lo que le interesa volver la cara a este gobierno e iglesia? Pues todo le que estuvo involucrado en la era del fascismo y el fin de la misma. Una dictadura que aun quema, quema en las memorias de miles de hombres y mujeres que estuvieron a las ordenes de los diferentes patronatos repartidos por la geografía española.

Hoy tenemos el orgullo de reseñar la nueva obra de Consuelo García Del Cid Guerra: Ruega Por Nosotras, un desgarrador libro que recopila diferentes entrevistas, información de diferentes medios e historias que pondrán los pelos de puntas a todo aquel que lo lea.

En esta ocasión, y siendo el libro un poco diferente a Las Desterradas Hijas De Eva, la autora indaga mucho más en una verdad oculta a los ojos de la población. Historias con las que uno sufre, de la manera directa y verdadera que son contadas.

Este libro, que esta creado sin ningún tipo de animo de lucro, pues la autora lo ha creado para que se conozca la verdad, revela datos que para muchos son un tabú, ya sea por que se rompería el negocio de miles de personas que a día de hoy, siguen viviendo de lo mismo.

No podemos dejar de mirar los más de 300.000 casos de niños robados en la época del fascismo, que se extendió hasta la supuesta democracia de finales de los 70. En este libro se recogen documentos que testifican el horror que estas mujeres tuvieron que padecer en esas cárceles llamadas reformatorios.

¿Por que se esconden las verdades? ¿Por que muchas monjas dejaron de serlo? ¿Por que en ningún momento se ha hecho justicia?

ruega-por-nosotras_big

Nos reímos cuando dicen que las cosas prescriben…claro, que no re quiten a ti una parte de tu vida, ni te metan palizas con 6 años o te roben a tu hijo para venderlo. Que pena nos da leer este libro, por que me siento impotente y muy triste.

La autora da nombres reales, otros se han omitido por exigencias de la persona entrevistada. Nombres de ciudades, calles, patronatos y un largo etc.

SI es cierto que no todo el mundo vivió esa época mal, y algunos testigos agradecieron el trato recibido, pues en sus casas se estaba aun peor. Pero el que siempre sale perdiendo es el pobre podrido, ese que muchas veces es culpable de querer ser algo más hundiendo a los que ya de por si lo estamos.

Gracias Consuelo por este libro, gracias a la editorial Algon por su publicación, un libro precoso en diseño, pero triste en su contenido. Una verdad necesaria de oír, o mejor dicho, de leer.

1 Comentario

Dejar respuesta