Nadie teme la muerte, sólo la forma de morir”

 

Con estas palabras el escritor de Ciudad Real, Antonio-Prometeo Moya acompañado de la Editorial Almuzara, comienzan a adentrarnos en todo un mundo repleto de aventuras, civilizaciones perdidas, luchas, raptos, comercializaciones y sobre todo, repleto de Mitos y leyendas populares en una antigua Grecia que hacen de esta novela, todo un regalo digno de los Dioses y a la que el autor dedica por entero a la memoria de Adolf Schulten, importantísimo arqueólogo e historiador en todo lo que acontece a la leyenda de Tartesos y su civilización. Bienvenidos a la reseña de Principe De Tartessos

En ella, podemos entender cómo se las gastaban los antiguos guerreros tanto reales como de caballería en la desaparecida civilización, importantísima dentro de la historia y de las raíces ibéricas que tantos ríos de tinta ha derramado.

Esta novela hace un recorrido por pequeñas historias locales, por sociedades en formación y culturas en trasformación a la vez que recrea la mitografía que evoca las legendarias aventuras de Odiseo, los argonautas y los héroes de la mitología nórdica.

Príncipe de Tartesos es la historia de iniciación y entrada en la madurez de un adolescente de la casa real tartesia, embarcado en una aventura maravillosa: un viaje por los confines del mundo desconocido del siglo VI a.C.

Como comienzo, el escritor nos muestra una acertada nota de medidas y topónimos de la época con la que comienza su novela, imprescindible a la hora de entender pasajes de la novela, en ella podemos leer topónimos como Ónoba ,Monte Atlas, Gadir, Tule así como las medidas como codo ,baza y estadio.

principes de tartessos

Esta novela es rica en prosa, a veces, es necesario tener alguna familiarización con el mundo de los Mitos y las Leyendas de origen griego por la cantidad de alusiones que el autor hace de ella así como la importancia de saber que, en la antigüedad, existía otra forma de expresión (en la novela marítima) a la hora de expresarse entre los protagonistas de la novela, algo que, con un ligero vistazo en el mundo de Internet podemos obtener la información necesaria y con ello, enriquecer nuestro entendimiento (sólo en pequeños periodos) de la novela.

Esta novela es rica en menciones de civilizaciones como la de los canoneos (importantísima dentro de la península Ibérica y dentro de la historia), se nombran a arévacos, beocios, focenses, tirrenos, camoneos (etnia Balear) samnitas, sabinos, cempos, lusos, oretanos, etc, con los que el autor nos mete de lleno dentro de un mundo en que la que la diversidad de etnias era algo normal dentro de la península Ibérica.

En este trabajo, podemos ser testigos de cómo en las antiguas civilizaciones llevaban a cabo la orientación en la navegación, como llegaban a la conclusión de la redondez de la Tierra, seremos testigos de cómo, antiguas etnias se unían (siempre bajo intereses económicos) entre ellas para llevar a cabo diversas tareas así como reinados. El autor nos ofrece una posible hipótesis sobre la posible invención del dinero en el mundo antiguo,  nos muestra como solían medir el tiempo los griegos de la época, nos da datos de posibles Tsunamis de la época lo mismo que la desaparición de islas que antaño, contenían poblaciones en su ser, nos muestra el canibalismo practicado por civilizaciones antiguas. También hace hincapié especial en explicarnos los seres que habitaban las profundidades marinas y vista por los personajes por vez primera, nos muestra como visionaron por primera vez civilizaciones antiguas la famosa cultura Stonehenge.

31196_1

La novela puede calificarse como una mezcla entre  diario de a bordo (como el que llevó a cabo el Almirante Cristóbal Colón), novela de aventuras y expedición al más puro estilo Julio Verne y el famoso libro de Los viajes de Marco Polo.

Como punto curioso, el autor nos muestra como era el día a día en la antigua y desaparecida Tartesos, nos muestra los que aceres  de una población dedicada por completo al cultivo, a la pesca, a la metalurgia y a los caldos, siendo de interés que el caldo por excelencia en Tartesos era la cerveza, siendo sustituida con el tiempo por el vino (cereteno por ejemplo) por obra y gracia de los canoneos. También hace  alusión  sobre la civilización perdida de los Atlantes que Tartesos bien pudo ser de origen Atlante dado por la llegada hasta la Península Ibérica de restos de sus naufragios (huyendo de la destrucción de dicha civilización) donde se instauró la antigua costumbre Atlante del mundo del toro, algo que el autor bien nos recalca dentro de la novela.

La edición

Editorial Almuzara nos vuelve a sorprender con su tema estrella, la historia de la más grande civilización Andaluza que jamás haya existido, y nos presenta este trabajo compuesto de 20 capítulos a lo largo de 253 páginas y donde echamos de menos algún mapa topográfico que sirviese de orientación al lector y situarse en los distintos puntos donde los protagonistas se hallan.

Cuenta con una portada a todo color donde podemos ver la mítica embarcación tartesia así como el mítico puerto tartesio que bien podría ser el famoso puerto de Menesteo rodeado de las típicas marismas donde podemos apreciar el típico escudo de origen tartesio, y, todo ello acompañado de la imagen de un presunto príncipe de tartesos que hacen de su presentación, una presentación sencilla a la vez que instructiva acorde con la historia que en ella se cuenta.

Toda una señora novela que nos transporta hacia un mundo no muy lejano en nuestras costumbres pero sí muy lejano en la historia mundial. Una civilización que grandes de las historia antigua como Estrabón y Avieno e importantes de la historia moderna como Schulten reflejan en sus trabajos y que gracias a Antonio-Prometeo Moya y la editorial Almuzara rescatan del olvido y nos lo hacen llegar con toda la elegancia y grandeza que una civilización tan importante merece. Novela de importancia histórica y geográfica donde las haya.

Dejar respuesta