Uno de los mayores quebraderos de cabeza que se esta llevando a la mayoría de usuarios del mundo de los videojuegos es la opción que se rumorea desde hace bastante tiempo de la prohibición de jugar a los juegos que nos presten o compremos de segunda mano.

Sony ha vuelto a confirmar que, en lo que a ellos respecta, no van a adoptar medidas de segunda mano en su consola, pero que la última decisión lo tendrán las third party.
Xbox One, la nueva consola de Microsfot si que tendrá esta especie de bloqueo, e incluso, se tendrá que pagar una especie de cuota para poder jugar a los juegos que nos presten o alquilemos.

Esta medida no sienta muy bien a los usuarios, pues si una persona quiere jugar con un juego prestado o en su caso lo hayamos alquilado tendrá que pagar una supuesta cuota mensual. No Microsoft, esta no es la solución.

Fuente. Ecetia

Dejar respuesta