En Monstrum, juego distribuido por Avance (edición física en España)/Tesura Games, nos despertaremos en mitad de un barco abandonado sin saber muy bien que hacemos aquí. Un monstruo anda suelto, así que tendremos que tener especial cuidado y no hacer ruido si no queremos que acabe con nosotros. 

Bajo esta atractiva premisa, la pega es que el resultado general no está a la altura. El juego tiene una gran cantidad de dientes de sierra, pero no solo eso sino que las texturas en general, algunas, suelen ser bastante pobres. Esto no impide que disfrutemos del juego.

El diseño de los monstruos está bien hecho, pero se mueven de forma que a veces da la sensación de que van a trompicones. El framerate tampoco es muy estable, sobre todo en los momentos de tensión que tienes que salir corriendo por todo el barco.

El juego genera diferentes niveles( conocido como procedural) cada vez que juguemos. Entre los diferentes camarotes del barco no encontraremos cambios sustanciales, sino algunos cuadros viejos, camas, muebles, espejos rotos, etc. Bastante minimalista en este sentido.

La música de Monstrum es la típica que te pone en tensión, pausada en los momentos de tranquilidad y acelerada cuando nos encontramos con algunos de los monstruos del juego. No es que destaque demasiado pero al menos acompaña bien en los momentos de tensión.

Los efectos de sonido sin embargo, son lo mejor del juego, ya que es muy recomendable jugar con unos buenos cascos para orientarnos en el barco. Oiremos las pisadas de los monstruos, ruidos extraños e incluso la propia respiración del protagonista.

Monstrum está en perfecto inglés pero completamente traducido al castellano. Las cartas en el juego se leen bien pero lo que son las cintas de audio tienen unos subtítulos extremadamente enanos, uno no alcanza a leerlos bien. Algo que espero se solucione con el lanzamiento de un parche. Recordamos que estamos jugando a la versión para Xbox One X.

Nuestro objetivo en Monstrum será el de escapar con vida del barco en el que nos hemos despertado. Pero mucho cuidado, porque el juego tiene permadeath y contamos con una sola vida.

A medida que vayamos explorando el barco y las diferentes estancias vamos encontrando objetos útiles que podemos usar, por ejemplo fusibles para iluminar alguna zona o dar corriente. O también vasos de cristal para lanzarlos y así distraer a los monstruos.

No tenemos armas como tal para hacer frente al enemigo, así que se trata de usar todo nuestro ingenio para escapar con vida del barco. Disponemos de varias trampas distribuidas a conciencia en el barco, cámaras de vigilancia que si nos detectan empezarán a hacer un sonido horrible que llamará la atención del monstruo al que nos enfrentemos y enseguida lo tendremos encima, lo cual hará que tengamos que huir de él o esconderse en armarios o taquillas.

Durante nuestra particular pesadilla no todo es malo, podremos encontrar un helicóptero o un submarino para huir. Aunque en ambos casos deberemos de cumplir una serie de requisitos para tratar de arrancarlos y escapar con vida. Ejemplo: Reparar los focos del submarino, darle energía, etc. Los objetos clave se representan por un icono de una llave, así puedes saber con mayor facilidad si son objetos principales de la misión.

Algo que nos ha llamado la atención es que no tiene ningún selector de dificultad, simplemente empezamos partida nueva y te enfrentas a uno de los 3 monstruos diferentes. Tu contra él, en una lucha constante para escapar del barco misterioso.

Al disponer de permadeath la partida puede durar 3 horas o acabarse en tan solo 15 minutos. Empezamos siempre desde el mismo lugar, pero cambia la distribución de las estancias del barco y también donde se sitúan los objetos, tanto los normales como los claves.

Monstrum utiliza ya la manida formula de que te persiga un enemigo, en este caso por todo un barco y hacerte sentir indefenso. No es algo que no hayamos visto ya en muchísimos otros títulos del género.

Lo único que puede llegar a sorprender un poco más en esta fórmula es añadirle permadeath y que seas tú contra uno de los tres monstruos, ellegando a modificar algunos elementos pero sigue sin ser algo original. El que te puedas esconder en taquillas, muebles o debajo de una cama es algo que ya pudimos ver en juegos como Outlast o Alien Isolation entre otros.

En definitiva un juego muy mejorable en todos y cada uno de sus apartados, empezando por los gráficos y terminando con la ausencia de originalidad.

Dejar respuesta