La piel fría es una adaptación cinematográfica española de la obra de Albert Sánchez Piñol, donde se nos cuenta la historia de dos hombres que viven en una remota isla perdida en medio del océano.

Pero lo que sucede en la Isla no es moco de pavo, ya que estos dos hombres, de caracteres dispares, se enfrentan todas las noches al asedio de unas criaturas marinas que son muy extrañas y peligrosas. Sin saber muy bien cómo enfrentarse a este grupo de criaturas, los dos hombres se las verán y desearán para poder hacer frente a las mismas.


Algo que nos ha dejado bastante exhaustos, es que, al finalizar el film, nos quedarán muchas preguntas sin responder, ya que en ningún momento se nos explican situaciones o acciones que vemos en el film. No hemos leído la novela, por lo que no podemos comparar las dos producciones.

Para no entrar más en profundidad en el uso del guión, si nos tenemos que quitar el sombrero frente a una atmósfera perfectamente recreada por el director de fotografía. En todo momento la tensión está patente, y eso nos ha gustado de sobrada manera.

Cierto es que el film se nos antoja un poco aburrido, aunque tiene escenas bastante memorables. No podemos dejar de aplaudir la dirección que se encuentra tras esta producción, que está creada con enorme cariño. Recomendable pero no entre las mejores.

Dejar respuesta