En el período comprendido entre las dos Exposiciones Universales de Barcelona de 1888 y 1929, con el telón de fondo de una ciudad tumultuosa, agitada y pintoresca, real y ficticia, asistimos a las andanzas de Onofre Bouvila, inmigrante paupérrimo, repartidor de propaganda anarquista y vendedor ambulante de crecepelo, y su ascensión a la cima del poder financiero y delictivo.

La Ciudad De Los Prodigios es una novela gráfica inspirada en la obra de Eduardo Mendoza que publica Planeta Cómic en nuestro país. Una Barcelona que intenta renacer a principios del siglo XX donde la picardía, la envidia y sobre todo las tramas políticas se dan la mano.

Aunque la obra de Eduardo Mendoza es un clásico de obligada lectura, es esencial reconocer que nunca nos ha llamado tanto la atención. Incluso en algunas aulas de España entra dentro de algunas actividades, esta fiel adaptación en formato novela gráfica es sublime. Si bien su argumento comienza muy bien pero flojea en sus últimas páginas, estamos ante una historia bien reflejada, dibujada y entretenida. Sin duda, no esperábamos menos de Claudio Stassi.

Como bien hemos puesto al principio de esta reseña, la historia gira en torno a una revolución política dentro de una Barcelona apagada, que no puede ofrecer a todo el mundo lo que se merece y las mafias, ya sean empresariales o por motivos de libertad, están a la orden del día.

Las dos exposiciones universales que se celebraron en Barcelona, ayudaron a cambiar la forma de poder ver la ciudad. Esto está perfectamente reflejado en este cómic, oscuro, con personajes siniestros y un argumento sólido y poco predecible.  Aunque Barcelona es una ciudad llena de color, aquí el autor ha utilizado una paleta de colores bastante oscura. Como eran tiempos oscuros, el autor ha acertado bastante.

Su autor, al comienzo del cómic, nos habla de su relación con la obra original, como la volvió a releer después de terminarla, por lo que es bastante fiel a la contada en el libro. Libro que por cierto, muchas personas lo tachan de superfluo y aburrido. Cuestión de gustos.

Poco más podemos añadir sobre la historia que se cuenta en La Ciudad De Los Prodigios. Si bien su final no es tan bueno como toda la historia (en muchas ocasiones, nos perderemos con el argumento, ya que se ha reducido bastante para esta adaptación, por lo que se recomienda paciencia a la hora de leerlo) merece la pena poder disfrutar de una adaptación tan buena como entretenida. Un dibujo soberbio y coloreado muy decente. Ya está disponible.

Dejar respuesta