Los chicos de ECC, dentro de la colección de Grant Morrison, publican Kid Eternity, un tomo único de 168 páginas a todo color que nos presenta una reencarnación del original, que fue publicado hace más de 75 años y creado por Otto Binder y Sheldon Moldoff.

En esta ocasión, el majestuoso Morrison, junto con el preciosista ilustrador Duncan Fegredo nos proporcionan una visión diferente del protagonista, si bien con una serie de matices que pueden gustar o no al lector.

Esta no es la primera vez que vemos este tomo recopilatorio en nuestro país, ya que la primera vez, fue la editorial Zinco quien lo publicó en tres pequeños tomos, luego fue Planeta y por último, esta nueva edición de ECC que es maravillosa.

En esta ocasión, asistimos a una reencarnación de Kid en una nueva historia. El protagonista es un comediante de unos treinta años que no está pasando por su mejor momento profesional. Jerry, como así se llama el comediante, debido a un brutal accidente de tráfico, se encuentra con Kid, quien , en su misión de volver a la normalidad del Caos, necesita la ayuda de Jerry para llevar a cabo su misión. Hasta aquí podemos leer.

Como ya estamos acostumbrados en las historias que Morrison crea (en este caso, no es suya) la misma va evolucionando, con cambios de guión muy extremos, junto con un uso de la violencia, tanto gráfica como verbal, que quizás peque de poco novedosa. Estamos hablando de un cómic que fue creado hace unos años.

La parte artística, sublime para servidor, nos deja una epopeya visual bastante preciosista. El bien y el mal, el caos y el propio orden de las cosas, se dan la mano en un dibujo de Fegredo que mezcla tanto acuarela, lápiz y sombras oscuras para una historia underground.. El gore está bastante presente, lo que puede no gustar a todo el mundo.

Uno de los problemas que le vemos a la hora de poder leer Kid Eternity es la forma de lectura que le han dado los creadores. Todo se lee de forma vertical, es decir, de arriba a abajo. A veces gusta, pero otras es bastante desesperante. Aunque esto, quizás, es cuestión de acostumbrarse.

No hace falta leer alguna de las otras historias donde aparece Kid Eternity ( durante años, ha obtenido papeles protagonistas o secundarios en muchas de las publicaciones de la familia Marvel, donde en los 70 fue bautizado con el nombre de Christopher Freeman) para poder entender este recopilatorio, aunque si advertimos que no tienen nada que ver con el original.

Una buena apuesta por parte de ECC de lanzar al mercado historias que tienen sus lectores fieles. No es apta para todo el mundo pero es bastante interesante de leer. Recomendable.

1 Comentario

Dejar respuesta