Gracias a Dios es una producción francesa de 2018 donde se nos muestra el proceso de un grupo de personas que han decidido denunciar a la Iglesia Católica por una serie de abusos sexuales de alguno de sus integrantes. Basada en el caso real de Bernard Prenyat, Sacerdote de la Diócesis de Lyon, Gracias A Dios es un drama duro de ver, que pone los pelos de punta con lo que nos quiere contar.

Indaga en el dolor de unas víctimas que ven como, después de tantos años, este sacerdote sigue dando clase a niños. Una de las víctimas, Alexandre, ya casado y con hijos, decide dar un paso hacia delante y denunciar el caso.

La cosa se complica, ya que la propia iglesia pone trabas y solo vive de perdones. Algo insuficiente (y para quien no) ya que lo que uno busca es justicia. Desgraciadamente, y esto el film lo trata de muy buena manera, la Iglesia siempre gana. La culpa es de las mismas personas que siguen creyendo en un sistema que va perdiendo creyente cada día.

Alexandre vive en Lyon con su esposa e hijos. Por casualidad, se entera de que el sacerdote que abusó de él cuando era un boy scout sigue trabajando con niños. Se lanza a un combate al que se unen François y Emmanuel, otras víctimas del sacerdote, con el fin de liberarse de sus sufrimientos a través de la palabra. Pero las repercusiones y consecuencias de sus testimonios no dejarán a nadie indemne. Basada en el caso real de Bernard Preynat, sacerdote de la Diócesis de Lyon, acusado en 2016 de abusar sexualmente de decenas de niños.

Aunque el tema que trata el film de Francois Ozon da para mucho, el fim es un poco plano y lineal, ya que, aunque tiene escenas remarcables, es cierto que se queda en una especie de quiero y no puedo, aunque sí es cierto que no se hace tedioso en ningún momento.

Quizás su director nos quiere transmitir que por más que se luche contra esta secta, nunca llegamos a un final. Lo logra, por lo menos eso es lo que pensamos. Por supuesto, supera al film Spotlight, el cual para nuestro gusto es inferior a este y no llega a aportar nada.

La crítica profesional se ha cebado con esta producción, donde tiene una media de 6.8 puntos sobre 10. No se merece esa nota. El tema que trata es de extrema actualidad y la calidad del guión es sublime, aunque lineal, como ya hemos comentado. Su director muestra, pero no impacta. Volvemos a lo mismo, quizás es lo que ha querido conseguir. Considerada la Spotlight Francesa, las comparaciones son odiosas.

En España contamos con una estupenda edición en DVD de la mano de Cameo. La edición cuenta con doblaje al castellano en 5.1 y el idioma original en francés, superior a este último. A su vez, incluye un coloquio de 50 minutos de duración junto al trailer del film. Gracias A Dios ganó el Premio del jurado en el 69 Festival del Oso De Plata de Berlín. Digna de ver.

Dejar respuesta