Team17 nos hace llegar el trabajo de Radiation Blue, un estudio independiente alemán que ha trabajado duro en este concepto de roguelike con mecánicas de construcción e investigación que sin duda no dejará indiferente nadie. Os invitamos a descubrir todo lo que nos espera en nuestro análisis de Genesis Alpha One.  

Nuestro deber es buscar un planeta habitable que pueda sustituir a la Tierra, y como comprenderéis el recorrido no será fácil de superar. Una gran cantidad de criaturas hostiles nos esperan a lo largo y ancho de nuestra aventura espacial.

Lo primero que he de decir es que si esperáis una gran trama, desgraciadamente todo se queda en el comienzo, una lástima porque el género espacial siempre da para mucho. El título se centra en la gestión de materiales y la progresión de nuestra misión. Iremos mejorando la nave para viajar a nuevos lugares de forma más rápida. Por otro lado la forma de morir dentro de la obra es muy curiosa, ya que pasamos a controlar clones del mismo.

Y es que para nuestra tripulación podremos clonarnos, e incluso mezclar otro ADN (extraterrestre), creando clones más preparados para las condiciones que nos esperan en el espacio.

Deberemos cubrir y defender nuestra nave de posibles ataques, con torretas y otro tipo de materiales. Aunque parezca sencillo, que no os engañe, ya que se trata de una entrega compleja y llena de opciones.

Con muerte permanente y una recolección en primera persona, el avance se vuelve lento y complicado. Una característica de doble filo que limita el uso para algunos jugadores y motiva a seguir a otros. Para mí personalmente es un aliciente para probarlo, pero lo que no me han acabado de convencer son las zonas para explorar de los planetas. Después de unas horas jugando veremos que son muy repetitivas y llegan a causar cansancio en el jugador.

La constante intriga de poder ser invadidos por alienígenas, le da un toque de emoción a la exploración en el espacio. De esta forma entramos de lleno en la temática shooter, en la que el videojuego rinde a la perfección. Cuenta con diferentes armas como rifles láser, fáciles de controlar, siendo acompañado de un diseño artístico muy amigable y digno de la generación en la que estamos.

Radiation Blue ha tratado en todo momento de proponer un aspecto diferente al género de la exploración espacial con un título un tanto diferente a lo que nos encontramos en la actualidad y que en ciertos momentos, resulta bastante divertido y entretenido.

La mezcla entre shooter en primera persona con la estrategia de gestión de la nave parece una simbiosis bastante correcta que gustará a los amantes de juegos similares. Por otro lado, se echa en falta la presencia de algunas misiones al margen de la exploración pura y dura, así como algunos jefes finales y el modo multijugador que habrían sido de lo más interesante. Genesis Alpha One es una gran idea y resulta una opción de lo más interesante.

1 Comentario

Dejar respuesta