La semana pasada publicábamos la reseña del estupendo Dossier Negro, escrito por Francisco Pérez Caballero y editado en nuestro pais por la editorial Poe Books. Hoy nos complace presentaros la entrevista que le realizamos a Francisco.

 

¿Cómo surgió Dossier Negro ?

Tenía la necesidad de contar los casos criminales que había tratado en primera persona y que más me habían impactado. Muchos de ellos son muy desconocidos. Y todos han ocurrido en nuestro país.
¿Cómo se siente conocer a gente cercana a los casos?

Lógicamente perturba. Pero de cada uno de estos casos se puede aprender mucho. Yo lo he hecho.
¿Y a los supervivientes?
Es muy difícil consolar a alguien que ha perdido a un ser querido de una manera violenta. Pero siempre hay que intentar ser profesional, no añadir más dolor y centrarse en lo verdaderamente útil para el público. Me he emocionado muchas veces. Pero intento que las lágrimas no me sorprendan mientras informo. Es una labor que hay que hacer porque el mal está ahí.
Entrando de lleno en materia, en el libro recoges el famoso caso de el descuartizador de Cádiz,¿ cómo se portó el cuerpo de seguridad a la hora de aportar información? ¿Se supo con seguridad que llevó a Juan Martín Montañés a cometer tal carnicería?
La policía hizo un gran trabajo. El asesino fingió un secuestro y fue detenido cuando sacaba el dinero que había pedido como rescate. En realidad no pudo soportar que su mejor y único amigo se fuera alejando de él. Tenía un sentimiento de posesión hacia él que posiblemente trascendía la amistad.
¿Qué sintió el pueblo de Tenerife al saber la noticia de absolución sobre los asesinos Harald Alexander y su hijo Frank en 1970?

franciscoperez_5hablando

Los tinerfeños estaban en estado de shock. El crimen había sido terrorífico y padre e hijo daban miedo. Se prefirió pensar que algo no funcionaba bien en su cabeza y que no podían ser responsable de la masacre de su propia familia.
¿Cuál fue el final de Fernando Olmos, asesino de Antonia Torres?
Pues pagó por su crimen gracias a las revelaciones de una vidente y a la insistencia de un investigador privado. Lo que demuestra que a la verdad se llega muchas veces por caminos insospechados.
Recordemos ahora el caso de Puerto Hurraco ¿Cuál fue la reacción del pueblo tras la llegada de un periodista que vuelve a levantar el caso con los recuerdos?
No les gusta mucho que se recuerden los crímenes. Es normal. Y desconfían de los periodistas. Al principio me sentí como en el lejano oeste: el pueblo desierto, mirándonos a través de las ventanas, entre las cortinas… Pero fueron muy amables. Y me ayudaron a comprender lo que sucedió allí, cómo estalló el odio que los asesinos habían acumulado contra el pueblo injustamente generación tras generación.
¿En algún caso, el escritor fue víctima de un fuerte silencio?
Muchas veces. Pero hay que tener paciencia y saber ganarse la confianza de los protagonistas. Es importante demostrar que no todos los periodistas son iguales. Que los hay buenos y malos. Y que los buenos tratamos de encontrar la verdad, la información, lo que es útil. Y nos cuidamos muchos de causar más dolor.
¿Cuál fue el motivo que llevó a Francisco Pérez Caballero a realizar tan inmenso trabajo?
Creo que el público tiene derecho a saber, que la información nos hace más fuertes. Y leyendo Dossier Negro el lector profundizará en la conducta criminal. Hará el mismo viaje que yo he hecho y que sigo haciendo. Nunca se deja de aprender.
¿Porqué Francisco decidió que debía de ser Iker Jiménez el encargado de la realización del prólogo de Dossier Negro?

Porque Iker Jiménez, para mí es un periodista de sucesos, un contador de historias. El suceso no sólo es el crimen: es todo aquello que ocurre, que es extraordinario y que tiene interés para el público. Como a todo hombre de bien, a Iker le horroriza el mal. Pero sabe que es inútil cerrar los ojos porque estos sujetos siguen por ahí. Mejor conocerlos.
Son muchos los casos recogidos dentro de este libro pero, ¿queda alguno de la misma magnitud de importancia en el tintero?
Claro. Por desgracia la actividad criminal no se detiene y sigue dejándonos muestras a diario de que el ser humano es capaz de las mejores proezas, pero también de las peores atrocidades.
Y dejando lo mejor para el final ¿Por qué cree Francisco Pérez Caballero que estos individuos llegaron a hacer lo que hicieron?
Hay que entender que, a veces, hay quien opta por el mal. Pero es verdad que percibo en la mayoría de ellos una enorme frustración, una incapacidad para aceptarse a sí mismos y una necesidad de demostrar que son capaces de hacer cosas importantes, de generar miedo. En todo caso, el crimen nunca puede hacerte más grande. Te reduce a la mínima expresión y te arrebata condición humana transformándote en una bestia. No hay nada honorable en masacrar a un semejante.

No te pierdas ninguna de nuestras reseñas sobre sus obras en Inajayaa. Muchas gracias por todo.

1 Comentario

Dejar respuesta