Como fans de Rob Zombie, en el ámbito del cine, nos encanto saber que en España se publicaba un libro sobre este mítico y único director de cine. ¿Puedes contarnos como fue el proceso del libro?

El proyecto se inicia en el blog Ultramundo, web en la que he estado colaborando varios años. Allí se inició un especial sobre el cine de Rob Zombie que, Miguel Díaz, coordinador del blog, me ofreció realizar ante mis filias con la labor cinematográfica de Zombie. Algo que en principio deberían ser simples críticas derivarían en unos extensos artículos que no sólo se ceñirían a el análisis puramente cinematográfico de cada uno de los films de Rob, sino que se ampliarían con el objeto de cubrir todo lo concerniente a cada una de las películas. Miguel me ofreció la posibilidad de convertir ese puñado de artículos a libro físico, dada la magnitud de cada una de las reseñas. Me pareció una excelente idea, así que me lié la manta a la cabeza y aumenté aún más los artículos buscando una unidad narrativa que conformase un estudio pormenorizado del cine de Rob Zombie. Se ofreció el proyecto a Tyrannosaurus Books, que vieron la publicación como algo muy atractivo, así que fue el momento de ampliar un poco más el ensayo: dado que nos enfrentábamos a un artista polifacético, con un universo y maneras tan marcadas, había que abordar también su faceta como músico y artista de cómics, intentando que el estudio fuese lo más completo posible. Fue justo en ese momento cuando me enteré por la editorial que “Las Siniestras Armonías de la Sordidez” iba a ser la primera monografía dedicada a Rob, por lo que el nivel de auto-exigencia estaba muy alto. Lógicamente se ha hecho mucho más hincapié en su labor cinematográfica, ya que ello supuso en un inicio la semilla del proyecto y en lo competente a mí me parecía la más interesante y divulgativa hacia su figura.

¿Qué tal las ventas del mismo?

Yo personalmente no te podría dar cifras exactas, pero las referencias que me lleva dando estos meses la editorial son bastante positivas. La distribución del libro fue muy buena, estando la obra colocada tanto en grandes almacenes como en librerías más modestas, lo que ha hecho que el libro llegase a todo tipo de público.

¿Intentaste realizar una entrevista con Rob Zombie?

Supuse que llegar hasta él era algo harto complicado, así que directamente obvié la idea, aunque he de reconocer que se me pasó por la cabeza. Sí que me empeñé en que el libro hubiese, a modo de apéndice, una entrevista con alguien relacionado a su figura. Lo intenté primeramente con Bill Moseley, uno de sus actores fetiche, a través de las redes sociales, aunque no recibí contestación. Después pude contactar a Tom Towles, el Sheriff Wydell que aparece en La Casa de los 1000 Cadáveres y posteriormente repetiría papel en una leve aparición en Los Renegados Del Diablo, y aceptó la propuesta, aunque una serie de inconvenientes con su correo electrónico retrasó algunos meses el contacto. Cuando retomamos conversación, ya en vistas de poder meter la entrevista en una posible segunda edición del libro, Tom fallecería de manera inesperada.

¿Qué tal la relación con la editorial?

La relación con la editorial ha sido muy favorable, peleando en conjunto por el bien de la obra. A José, mi editor, se le veía especialmente involucrado en el proyecto, en el que puso muchas esperanzas, y creo que el buen hacer de las cosas se nota en el resultado final.

¿Algún tipo de traba?

Tan sólo habría una discrepancia, realmente secundaria, como fue la elección de la portada, aunque se llegó a rápido consenso. Teníamos unos dibujos realizados para tal efecto por el ilustrador Nacho Castro, que finalmente se destinarían para ilustrar la camisa del libro.

¿Por qué un libro de Rob Zombie?

Digamos que para mí hay dos motivos claros que justifican la existencia de un libro de Rob Zombie. Primeramente, en cómputo general, podemos señalar la enorme personalidad de Rob como artista, en múltiples labores, que hace que sobre él se haya creado un imaginario y universo de particularidades que definen toda una personalidad autoral; poder precisarla y estudiarla hacen de él un creador de necesario conocimiento. Por otra parte, y ya ciñéndome a su labor como director, Rob lidera una nueva generación de cineastas que apuestan por un terror visceral, nerviosamente realista y apostando por las aristas cinematográficas extremas de esa década que lo cambió todo en el género, como fueron los años 70.

¿Ha llegado el libro a distribuirse fuera de España?

Me consta, ya que su responsable me lo ha notificado por las redes sociales, que en una librería de Venezuela se ha podido adquirir. Que yo sepa, exceptuando esto no se ha llegado a distribuir físicamente fuera de nuestro país, aunque sí parece que ha habido ventas al extranjero a través de Internet.

Rob Zombie

¿Cuál es tu producción favorita de Zombie?

No podría quedarme sólo con una, ya que muchas de ellas tienen dentro el estado de madurez de Zombie en su labor cinematográfica y me costaría mucho discernir sobre una especialmente. Respecto a esta pregunta, como ya he hecho en otras ocasiones, tan solo me atreveré a decir que The Lords Of Salem será en el futuro un eje primordial para entender la manera en la que Rob asimila el cine de terror, además de una producción clave del género actual. Aunque suscitase la mayor disparidad crítica de su carrera, es un film valiosísimo en muchas dimensiones.

Nosotros pensamos que Los Renegados del Diablo está sobrevalorada. Su mejor producción ha sido La Casa De Los Mil Cadáveres junto con The Lords Of Salem. ¿Qué opinas?

Cierto es que Los Renegados Del Diablo ha supuesto con el paso de los años como el marco referencial de su obra, el cual comparto aunque sólo en parte. Sí es cierto que es un film magistral en muchísimos aspectos, cuyo giro estético que tomó respecto a su predecesora hizo que Rob llegase a una abrupta madurez creativa bajo la que ha ido esculpiendo su estilo posteriormente. Aunque no comulgue mucho con el término “sobrevalorado”, el cual veo algo trivial, sí es cierto que Los Renegados aporta una visión al horror de antaño con el híper realismo y la aridez propia del cine más transgresor. Pienso que es por eso por lo que muchos han hecho de ella como la etiqueta representativa de su cine. Sobre La Casa de los Mil Cadáveres, la cual me parece una más que meritoria ópera prima, Rob planeaba en su narrativa la impronta de un estilo que de aquella aún no estaba muy definido, pero tiene momentos que ya son clave en su filmografía. Lords of Salem, como os comentaba, marcará un antes y después en su carrera: fue un cambio tan inesperado, medido y valioso en su estilo que definirá su futura concepción del horror, basado en ese elemento que para él supone imprescindible: la incomodidad.

El director sobra en producciones como Halloween. Sabemos que pone su granito de arena, pero creo que este tipo de cine comercial no le pega a este director. ¿Qué opinas?

Con Halloween Rob vivió una experiencia de desigual gusto, ya que aunque se tratase de oficiar la nueva versión de una obra clave de uno de sus mayores referentes cinematográficos, John Carpenter, se vio en la tesitura de no contar con la libertad creativa que venía disfrutando en sus dos primeras películas. Independientemente de que pudiese manejar a su antojo la manera en la que él quiso concebir el remake, creo que el film sí triunfa en la reversión que hace de la iconografía del villano en el Slasher de Carpenter (de ser un ente casi fantasmagórico a una presencia muy cercana a un icono contracultural tan americano como el asesino en serie), además de aportar la suciedad estética que también choca con el film original, y que hace que el Slasher como subgénero gane en unas texturas fílmicas tan impropias como efectivas. Posiblemente nos encontremos ante uno de los remakes más respetuosos de todos los que asolaron las carteleras en la década pasada, y en esta ocasión pienso que fue mérito de la mano del director.

 

Recomiéndanos una película, libro, música y serie.

Voy a ceñirme no a mí obra predilecta en cada campo, lo cual me costaría muchísimo escoger, sino más bien lo que más digno de mención me parezca de lo último consumido.

  • Películas: “La última noche”, de Spike Lee. Impresionante drama, de angustiosa atmósfera y sensibilidad, con un Edward Norton pletórico.
  • Libro: “La casa infernal”, de Richard Matheson: auténtica obra de referencia de la literatura de las “casas encantadas”, que lleva al extremo las constantes de la corriente dentro del fantástico.
  • Música: “Agents of Fortune”, de Blue Öyster Cult: el disco clave de una de las bandas elementales del panorama norteamericano del rock de los 70/80.
  • -Serie: “Fargo”. Aunque el formato de la teleserie no sea muy de mi agrado, he de reconocer que este serial consiguió transmitir con grandes planteamientos el mordaz sentimiento hacia el noir que transmitía la película de los hermanos Coen.

Dejar respuesta