Sega fue una de las compañías más famosas del mundo de los videojuegos, sobre todo en la época de finales de los 80 y 90. Desgraciadamente, la compañía ya no es lo que era, ya que, aunque saca títulos interesantes, no es la superventas de antaño.

Convertida en Third Party ( crea videojuegos para sistemas de otras compañías) la última consola de Sega fue Dreamcast, un salto cualitativo de los 32 bits de Saturn a los 128 bits de esta. Una consola adelantada a los tiempos del juego online, con un pequeño pero gran catálogo de juegos, que marcaron el devenir del mundo de los videojuegos.

Dreamcast, el sueño eterno de Enrique Segura Alcalde es un homenaje a la consola de Sega en forma de libro. Publicado por la editorial Dolmen, este libro recopila una serie de información sobre la consola y sus juegos, así como recomendaciones del propio autor. Un repaso a su historia, con imágenes y comentarios del autor para meternos de lleno en el fantástico universo de Dreamcast.

Sus más de 240 páginas a todo color, junto con la calidad de las publicaciones de la editorial, hacen de Dreamcast, el sueño eterno un libro interesante de leer, pero un poco descafeinado en lo que información se refiere. Los amantes de la consola de Sega quizás no encuentren información que no conozcan pero, como si de un especial de una revista tipo Hobby Consolas se tratará, el autor nos sumerge en el mundo de Dreamcast con palabras claras y directas.

Es cierto que cuando comenzamos a tener conocimiento sobre el lanzamiento de este libro, pensábamos que nos encontraríamos frente a un trabajo un poco más profundo sobre la historia de la consola de Sega, las cifras de ventas, los altibajos y el hundimiento de la misma. Pero más allá de esto que pensamos, nos encontramos con un libro que está creado por un fan, con enorme cariño eso sí, pero que no profundiza en temas que deberían de incluirse en el libro. Su ponemos que por temas comerciales y de cantidad de páginas. Pensamos que un par de capítulos con información más detallada es lo que le falta.

La nostalgia está presente en cada una de las páginas y, eso se nota bastante a la hora de leer las palabras de su autor, que con mucho cariño, ha creado un libro entretenido y que se lee muy rápido, incluyendo imágenes de enorme calidad.

Dividido en varios capítulos, el libro tiene una sección de joyas ocultas bastante interesante  (no todo el mundo ha leído artículos de la consola o visto vídeos por Internet) o el catálogo completo de la consola (faltando numerosos juegos que no salieron de Japón, por poner un ejemplo). No faltarán los comentarios sobre diferentes ports que se ven mejor en la consola de Sega (caso Dead Or Alive 2) e incluso sobre los emuladores para la propia consola. Eso sí, no nombra ports de Game Cube que se ven mejor en la consola de Nintendo. Cuestión de opiniones.

Al ser un fan de la consola de Sega, el autor nos habla de la gran comunidad de jugadores que se expanden por todo el mundo y que gracias a Internet, siguen alargando la vida de la consola. que dejó de fabricarse allá por el año 2001.

Viendo un poco la parte negativa del libro, su autor no explica la evolución del mando o como este impacto en la cultura de los videojuegos (Sega innovó bastante en Sega Saturn con su mando 3D) o como el sistema de almacenamiento GD ROM quería convertirse en el sistema del futuro, peleando con el inmortal DVD.  Falta mucha información, que hemos echado mucho de menos, por lo que el libro se nos queda en una especie de quiero y no puedo. Eso sí, es muy entretenido y digno de leer.

Como fans de Dreamcast, estamos muy contentos por la publicación de un libro que era necesario. Se queda corto, pero quien sabe, quizás abra puertas para otra publicación que se complemente con este libro. Ya se encuentra disponible.

Dejar respuesta