Después de varios años de desarrollo, retrasos e inclusos parches de lanzamiento (esto es algo muy común en los últimos lanzamientos del mundo de los videojuegos), por fin tenemos en nuestras manos el esperado Days Gone, un juego exclusivo de PlayStation 4 que ha batido récords de venta en las dos semanas que lleva en la calle. Nosotros lo hemos jugado en profundidad y podemos decir que, aunque es muy entretenido, no nos ha llegado a calar del todo.


Bend Studio es el encargado de la creación de este magnífico juego. Con más de veinte años a sus espaldas dentro del mundo de los videojuegos, estos chicos saben lo que hacen. El resultado, como bien hemos comentado más arriba, es un juego de mundo abierto, lleno de misiones a cumplir, mejoras de objetos y personaje y un amplio mapa a explorar.

Todo esto son puntos a favor, pero el problema del título radica en una dificultad no muy bien calibrada, misiones que se hacen repetitivas y un sistema de combate mejorable. Ojo, con esto no estamos diciendo que el juego no se lleve una nota elevada, sino más bien todo lo contrario. Con estos defectos el juego es cien por cien recomendable.

La historia que se nos cuenta en Days Gone es interesante, larga y con momentos muy buenos, pero no llega a calar del todo. Realizar las misiones principales para descubrir la historia por completo nos llevará muchas horas, sin contar las misiones secundarias, que pueden ser del tipo rescatar personas, eliminar nidos o encontrar objetos necesarios.

Quizás al comenzar la historia te verás metido de lleno, ya que, el apartado visual del juego y su soberbia banda sonora hacen que nos quitemos el sombrero en los primeros minutos de juego. Las siguientes horas nos haremos con el control del protagonista, que si bien no es complicado de manejar, esa rueda de selección de objetos no nos llega a gustar del todo.

La historia que se narra en Days Gone no es nada del otro mundo, ya que lo hemos visto en cientos de películas, libros o cómics. La muerte de la mujer de Deacon John a mano de los engendros, una especie de zombis que están por todo el mundo. A su vez, tenemos que sobrevivir a la lucha de bandas en un mundo apocalíptico y destruido por la ambición humana. No está nada mal la historia, pero no impacta.

Numerosas son las escenas cinemáticas que nos encontraremos a lo largo de las casi 40 horas de duración de la trama principal. Lo malo es que aparecen en momentos inoportunos o que no aportan nada a lo que estamos viendo en pantalla. A todo esto, tenemos que sumarle unos tiempos de carga que llegan a desesperar.

A la hora de enfrentarnos a los enemigos podemos hacerlo directamente con un gran arsenal de armas o de manera sigilosa. Tenemos que tener cuidado en todo momento, ya que los engendros pueden llamar a otros para que nos atacan en manada. Esto es algo espectacular de ver, pero resulta muchas veces bastante complicado el poder salir con vida del ataque multitudinario.

Este es otro punto negativo, el uso de las hordas. Un sistema diferente del manejo de armas y munición y una acción más directa a la hora de enfrentarnos a estas hordas, le hubiese quedado mucho mejor a Days Gone. La jugabilidad no esta nada mal, pero es mejorable, al igual que la inteligencia artificial de los enemigos. Estas hordas se van incrementando aunque no nos enfrentaremos de manera directa hasta pasadas unas 28 horas. Pensamos que el estudio podría utilizar el ataque a las hordas de otra manera.

Para movernos por el extenso mapa utilizaremos nuestra querida moto, la cual tendremos que reparar y llenar de gasolina para poder explorar el vasto mapa. Por supuesto, las mejoras están más que presentes y podemos tunear a nuestro antojo.

Desde la propia moto, podemos atacar a los enemigos, empotrarlos y ganaremos experiencia. Tenemos que tener cuidado, ya que al chocar contra los enemigos, la moto va estropeando y toca reparar una vez que estemos tranquilos en una zona. A su vez, siempre que no estemos en una misión activa, la moto nos sirve como punto de guardado rápido.

El apartado gráfico de Days Gone es muy bueno. Un uso del sombreado bastante bueno, unos personajes perfectamente recreados y unas expresiones faciales muy llamativas. Ver a cientos de engendros en pantalla es algo que llama bastante la atención. Eso sí, si juegas en PS4 Pro notarás mejoras.

Al ser un juego de mundo abierto, la ambientación es soberbia y no falta ningún tipo de detalle. La maleza, hojas de los árboles, plantas…todo tiene una impecable calidad gráfica. Es cierto que el juego contiene una serie de bugs bastante elevada, pero no impide que disfrutemos del mismo.

En el apartado sonoro tenemos que quitarnos el sombrero. Los efectos de sonido son una maravilla, sobre todo si jugamos con un equipo de sonido envolvente. La banda sonora del juego ha sido compuesta por Billy Raffoul y nos recuerda mucho a Gustavo Santaolalla y The Last Of Us. El tema principal del juego, con el que inicia la ost, es precioso. Days Gone nos llega perfectamente doblado al castellano.

Un juego largo, con una historia simplona y larga pero que engancha en su forma de jugar. Un apartado gráfico soberbio junto con una bella banda sonora. Muchas misiones y acción sin límites mejorable. Days Gone no es perfecto, pero puede ser el camino a una saga (no desvelaremos nada más de la historia, pero queda bastante abierta) que mejore con el tiempo. Ya se encuentra disponible.


1 Comentario

Dejar respuesta