Como ya hemos hablado en anteriores publicaciones en la web, directores como Guillermo Del Toro han echo mucho daño a la factoría del cine. Su ultimo trabajo, La Cumbre Escarlata, nos ofrece una película que es más de lo mismo, aunque presenta un acabado y banda sonora muy logrados. Acompañanos en esta pequeña critica a un film que podría haber dado más de sí.

Este film, presentado como de terror, es una bella historia, o cuento como lo queramos llamar, de un guión bastante visto en otras producciones. Sin duda es una historia bastante predecible, pero entretenida, aunque a nosotros lo que nos mata es que nos vendan a este director como uno de los mejores, cuando para nada lo es. Lo sentimos por los fans, pero es nuestra opinión.

 Como consecuencia de una tragedia familiar, una escritora es incapaz de elegir entre el amor de su amigo de la infancia y la tentación que representa un misterioso desconocido. En un intento por escapar de los fantasmas del pasado, se encuentra de pronto en una casa que respira, sangra… y recuerda. (FILMAFFINITY)

La_cumbre_escarlata-936865881-large

La película, de un acabado muy bello y preciosista, esta dirigida con sutileza, pero realmente, el director, no ha creado una historia profunda o que nos invite a querer saber más de estos dos hermanos.

Sin duda, tenemos que quitarnos el sombrero en las actuaciones de sus protagonistas, sobre todo de la bella Jessica Chastain, la cual nos deslumbró a todos en la genial Interstellar.

En el apartado sonoro, La Cumbre Escarlata cuenta con unos efectos de sonido bien desarrollados, que junto a una banda sonora de Fernando Velázquez, crear un magistral cuento que gustará a aquellos que busquen una película de realización impecable pero de argumento nulo y sencillo.

No estamos ante una película que ilumine por su argumento, ya lo hemos comentado, pero viendo los últimos estrenos en el mundo del cine, nos quedamos con ella, aunque realmente el director no nos caiga muy bien, para que mentir.

Esta película realmente podría haber dado más, pues la producción de la misma nos hubiese creado unos efectos especiales y unas atmósferas oscuras que realmente darían mucho miedo. Sin duda, se ha quedado en un quiero y no puedo.

Dejar respuesta