LO ULTIMO DE REMEDY, LOS CREADORES DE QUANTUM BREAK O ALAN WAKE, NOS PRESENTAN UN JUEGO CON MUCHOS ALTIBAJOS

Por fin tenemos disponible en nuestro país Control, el último videojuego de los creadores de Max Payne y Alan Wake, Remedy. Un juego que se desarrolla en una especie de mundo abierto, donde los disparos y lo sobrenatural están a la orden del día.

Un extenso mapeado, que se divide en varias plantas de una zona gubernamental, donde una especie de ser sobrenatural (no queremos entrar en más detalles) es el encargado de darnos pistas sobre nuestro pasado y lo que está por venir. Todo ello siempre desde el interior de nuestra mente.

Navegar por este mapeado es bastante complicado, aunque contamos con la ayuda de un mapa que nos indica a qué zona tenemos que ir. Eso sí, no será tarea fácil, ya que el juego plantea una serie de situaciones que nos hacen repetirlas, e incluso volver a recorrer los diferentes escenarios para encontrar mejoras de nuestro armamento o personaje.

Solo manejaremos una sola arma, pero eso sí, la misma, que es futurista, se puede convertir en metralleta o escopeta, solo por nombrar algunas de ellas. Esto nos ha gustado bastante y, simplifica el manejo del personaje, el cual también tiene forma de ataque cuerpo a cuerpo, siendo preferible el uso de las armas para acabar con los diferentes enemigos que pululan por el juego.

Como ya se puedo comprobar en el majestuoso Quantum Break, también de Remedy, el juego utiliza lo sobrenatural para contarnos una historia bastante difícil de entender, llena de datos curiosos que se nos van desvelando a medida que inspeccionamos el escenario, pero que no termina de cuajar del todo.

Jesse Faden, la protagonista del juego es capaz de utilizar la telequinesis para lanzar objetos a los enemigos o cubrirse con los mismos. Incluso poder entrar en la mente de los adversarios. Algo que nos recuerda en parte al juego Minority Report, que fue lanzado hace años para las consolas de 128 bits como Game Cube.


Los enemigos se cuentan por docenas, ya que nos llegaran, a medida que vamos avanzando por el juego, de forma multitudinaria. Muchas veces venceremos a oleadas de enemigos para acto seguido encontrarnos con el jefe final de turno y más oleadas. Puede hacerse repetitivo, pero es una de las esencias del juego, junto con el uso de la telequinesis.
Jesse Faden, una agente del FBC, es promovida como la nueva directora de la agencia luego de la muerte del antiguo director y de que la agencia fuera invadida por una amenaza de otro mundo llamada el Hiss. Su nueva posición trae consigo nuevas habilidades como la telepatía, que la ayudarán a defenderse contra el Hiss.

Jesse se encuentra sola en el campo de batalla, pero recibe ayuda desde el exterior mediante otro personaje con el que se comunica. A su vez, la protagonista no deja de pensar en lo que le ocurrió a su hermano, trama que se desvela una vez indagamos más en la historia de Control.

El juego dispone de un gran número de misiones secundarias, que podemos realizar a nuestro antojo, aunque muchas de ellas son de bastante relleno. Nos gusta que el juego tenga variedad y libertad de exploración, pero quizás se queden en un quiero y no puedo absoluto. Eso sí, alargan la experiencia final del juego.

El juego presenta una calidad gráfica bastante buena, pero tiene muchos altibajos, como fallos en la sincronización del doblaje (nos llega en absoluto castellano, bastante lamentable) bajadas de frames o al usar el sistema de teletransporte, que se queda demasiadas veces pillado, sobre todo en las misiones secundarias. Estos bugs, esperemos, que sean corregidos en futuras actualizaciones.

Control no es perfecto, muestra un argumento con altibajos, una jugabilidad muy buena (todo en los escenarios es susceptible de destruirse o utilizarse como ataque) directa y sin rodeos. Quizás algún fallo, que puede ser mejorado en futuras actualizaciones. No es el mejor trabajo de Remedy, pero no está mal.

Dejar respuesta