La historiografía habitual defiende que, tras la derrota en la Primera Guerra Mundial, el Imperio austro-húngaro se disgregó en virtud de la “insatisfacción” de los pueblos que lo conformaban.
François Fejtö nos muestra en este libro que la principal razón de su desmembramiento fue la voluntad de alterar definitivamente el equilibrio europeo por parte de los vencedores de la Gran Guerra. Apoyándose en un amplio material documental, en parte inédito, Fejtö analiza las motivaciones diplomáticas, estratégicas, y sobre todo ideológicas, que causaron la destrucción de la monarquía austrohúngara, provocando un vacío de poder que propició que primero el Reich alemán y más tarde la Unión Soviética absorbieran Europa Central.
Esta nueva edición incluye el epílogo que el autor añadió al libro en 1992 tras la caída del muro de Berlín y la llegada de la Perestroika.
El autor
François Fejtö (Nagykanizsa, Hungría 1909 – París 2008) fue un periodista y politólogo especializado en Europa Oriental. Procedente de una familia acomodada de judíos húngaros, en los años 30 se implicó activamente en la vida cultural y política de su país, pasando once meses de cárcel por su participación en actividades comunistas, desde donde rompió con el Partido Comunista húngaro por la postura mantenida por Stalin frente a la República de Weimar.
En 1938 abandona Hungría y se instala en París, formando parte de la Resistencia durante la Segunda Guerra Mundial. Entre 1944 y 1979 trabajó para la agencia France Press como periodista especializado en asuntos de Europa Oriental y entre 1972 y 1984 enseñó en el Instituto de Estudios Políticos de París. Es autor de más de una quincena de libros, de entre los que destacan, además del presente ensayo, Historia de las democracias populares (Barcelona, Martínez Roca, 1971).
Una reflexión sobre el sentido de la historia hoy
La documentación y el estudio del pasado forman parte de la tradición humana desde hace siglos. Sin embargo, la idea de que el conocimiento de la historia puede darnos luz sobre la vida actual y sobre cómo proceder en el futuro está cayendo en desuso.
En este libro-entrevista Rémi Brague, uno de los pensa­dores más originales de nuestro tiempo, realiza una intere­sante reflexión sobre el sentido de la historia para el hombre «posmo­derno», quien considera ingenuo todo intento de buscar en ella el reflejo de un significado o los motivos para una esperanza. A partir de esto, Brague aborda cuestiones tan candentes como la posibilidad de diálogo con el islam y la convivencia entre las tres grandes religiones, la vocación histórica de Europa o la situación actual del hombre y su pervivencia ante los avances en el campo de la neurociencia.
Rémi Brague (París, 1947), profesor emérito de Filosofía Medieval en la Sorbona de París, fue titular entre 2002 y 2012 de la «Cátedra Guardini» en la Universidad Ludwig-Maximilians de Munich. En 2012 recibió el premio Ratzinger, considerado oficiosamente como el Nobel de Teología.
Nota de prensa integra

Dejar respuesta