2016 ha sido un año prolífico para la industria independiente del videojuego, grandes proyecto han salido al mercado y han sido capaces de cautivar tanto a público como a crítica. Juegos como Firewatch, The Witness o Darkest Dungeon han demostrado un gran potencial rompiendo el estereotipo de que un equipo pequeño no puede crear proyectos ambiciosos.

España tambien ha brillado en la producción de videojuegos, y grandes obras como The Guest, Aragami o El Conde Lucanor. Todas ellas convirtiéndose en dignos competidores de estudios independientes ya consolidados en el panorama y demostrando que la industria española también tienen productos de calidad que ofrecer.

Ahora nos situamos en 2011, en el concurso para emprendedores organizado por la Universidad de Zaragoza. Aquí, Teku Studios presenta Candle y consiguen el primer premio. Después de superar la increíble cifra de 50.000 dólares en Kickstarter, el pequeño proyecto del diminuto estudio turolense fue tomando forma y las ganas de que Candle se convirtiera en realidad aumentaron.

Candle nos cuenta la historia de Teku, un peculiar joven que se embarca en un peligroso viaje para rescatar al chamán de su tribu del malvado Wakcha Clan. Pero Teku no está solo, la vela de su mano izquierda será el faro que le guiará en su aventura y le ayudará a enfrentarse a los peligros que se le presenten por el camino.

 

En un mercado saturado de títulos frenéticos, de ritmos trepidantes y que acelerarían a cualquier persona. Candle llega como un soplo de aire fresco, una obra que mezcla la aventura contemplativa con puzles desafiantes.

China, una historia

Si recordáis juegos como Oddworld o Limbo, sabréis que el ensayo y error es fundamental para superar los distintos niveles que se presentan al jugador. Candle revive la esencia de los títulos clásicos sin olvidar las tendencias actuales para presentar unas mecánicas de lo más sencillas e intuitivas para el jugador.

La paciencia y la perspicacia son fundamentales para conseguir resolver los puzles que se presentan en el camino, objetos, palancas, botones y escondrijos que serán claves para superar los niveles.

Otro punto remarcable de la jugabilidad de Candle son sus momentos de sigilo, donde deberemos hacernos uno con el entorno para evitar ser vistos por los enemigos y poder sortear los obstáculos hasta una zona segura. Un fallo y seremos comida para las bestias o los Wakcha.

Antes citábamos la vela, y no lo hacíamos en vano. La vela es la mecánica principal del juego, con ella podremos interactuar con los objetos y el entorno, y podremos hacer huir a las amenazas que se nos presenten.

Los puzles de Candle no son simples, ni tampoco fáciles, requieren mucha concentración y persistencia. Pero el trabajo duro es recompensado con la satisfacción de haber superado un obstáculo a priori imposible.

¿Por qué hablábamos de aventura contemplativa? Candle es un juego llamativo por su apartado visual, unas acuarelas impresionantes. Al ver cada uno de los escenarios, animaciones y personajes, es evidente el esfuerzo del estudio y el tamaño del proyecto. Esmero y calidad a partes iguales.

Si eres amante de Fallout 3 o El Señor de los Anillos, en Candle encontraras una voz conocida. Pepe Mediavilla, conocido por ser la voz de Gandalf el Gris y por otros muchos doblajes en el mundo de los videojuegos, participa en Candle poniendo voz al narrador, una elección muy acertada por parte del Teku Studios.

Candle es una maravilla, 10-11 horas de juego que merecen la pena si eres amante de los videojuegos. Un proyecto que requirió un esfuerzo colosal pero cuyo resultado es admirable.

|título        = Candle
|género        = Plataformas-Puzzle
|origen        = España
|distribuidor  = Avance
|online        = No
|idioma        = Castellano
|sistema       = PC
|jugadores     = 1
|edades        = +7

Dejar respuesta