Siempre he sido un amante de los videojuegos difíciles de la época dorada de las 8 y 16 bits. Juegos como Battletoads o Contra me hacían sacar el mejor gamer que llevaba dentro, pero con esas dos franquicias estando muchísimos años en barbecho, hicieron que el gamer que se atrevía con cualquier videojuego, fuese lo difícil que fuese, se hiciera sedentario y se limitase a juegos de plataformas facilones. Nada más ver el primer tráiler de Blazing Chrome hace poco más de un año, de manera totalmente inconsciente, el título que estaba desarrollando JoyMasher para Nintendo Switch, PS4, XOne y PC hizo que despertarse del letargo aquel jugador noventero que se atrevía con todo, y no podía ser de otra manera, porque antes si no te terminabas un juego, no tenías otro. 

Este peculiar trabajo del estudio brasileño que desde el primer momento recuerda a los grandes clásicos del género “run and gun” es un videojuego de acción y plataformas 2D con un apartado artístico pixelado y como no, recuerda a épocas pasadas, donde los juegos eran cortos e intensos con un modo cooperativo que siempre nos hacía las cosas más fáciles y cómo no, Blazing Chrome ha respetado todo esto. Hasta dos jugadores pueden disfrutar de los frenéticos niveles que componen el videojuego, siempre que antes de empezar una partida seleccionemos el modo de dos jugadores, pues durante la partida en solitario no se puede incorporar el segundo jugador.

Cómo es habitual en este tipo de juegos, el mínimo contacto sobre nuestro personaje hace que perdamos una vida, y al llegar a cero, nos aparece una cuenta atrás para continuar, teniendo un número determinado de vidas y continuaciones. Las primeras partidas solo se pueden jugar en modo normal o fácil, desbloqueando el modo difícil al superar el modo normal, y a su vez al superar los seis niveles del cuál se compone Blazing Chrome, se desbloquea un modo espejo, un boss rush y dos nuevos personajes con una jugabilidad distinta y mucho más difícil. 

Blazing Chrome es un juego variado en niveles, cada uno de los seis capítulos que componen la aventura están muy bien diferenciados entre ellos. Por ejemplo tenemos una fase de tren, otra montados en motos, otra en una factoría… o niveles en los que llegados a un punto podemos controlar a un robot, que recuerda al tanque de Metal Slug. Dentro de cada nivel además tenemos varios minijefes, que tras derrotarlos sirven como punto de control en nuestra partida, y  los “guerrilleros” jefes de nivel al final de cada fase. Cada uno de ellos con un patrón de ataque muy distinto y que nos han puesto las cosas difíciles en más de una ocasión hasta que les hemos cogido el truco y aprendido sus pautas de ataque.

Como ya hemos hablado antes tenemos algunos vehículos como motos o robots, pero al igual que juegos como Metal Slug o Contra, tenemos varios tipos de munición: un cañón de plasma, lanzagranadas o un rayo de carga, así como robots aliados que nos dan bonificaciones como disparos extra, más velocidad o protección contra los ataques de los enemigos. Una de las cosas que más nos han gustado es que podemos rodar por el escenario para evitar balas, disparar y apuntar con más precisión sin movernos al pulsar el gatillo o usar elementos del escenario, cómo subirnos en las patas de un helicóptero para disparar a mayor altura.

En lo que respecta al apartado artístico Blazing Chrome es un videojuego que destila amor por las 16 bits, recordando a la mítica franquicia Protobector o Contra de Konami, con un toque ochentero y cyberpunk que se ve plasmado también en la banda sonora, con temas muy cañeros que te animan a seguir jugando y no soltar el mando, aunque en más de una vez te apetezca lanzarlo contra el televisor. Además, Blazing Chrome está traducido al español, algo que siempre agradecemos enormemente, aunque en esta ocasión no haya un lore de peso.

Blazing Chrome es el heredero espiritual de juegos como Contra y Metal Slug. Un run and gun tremendamente divertido que recomendamos jugar a todo el mundo. Si disfrutas de los juegos de acción y de los clásicos de la industria del videojuego no dudes en echarle el guante en cuanto puedas. Eso sí, tened un poco de paciencia, porque la vais a necesitar. 

Dejar respuesta