Tras la aclamada Neon Genesis Evangelion, Gainax tenía presupuesto para hacer una serie de 26 episodios, pero decidieron gastar todo el dinero en crear una serie de 6 OVAs en colaboración con Production IG, contando con la dirección de Kazuya Tsurumaki y el guión de Yoji Enokido. De esta manera nace, en el año 2000, FLCL, una serie que habla de la adolescencia y el proceso de madurar, a la vez que hace una crítica a la industria de la animación japonesa.

“FLCL nos presenta a Naota Nandaba, un chico de 12 años bastante pesimista que está aburrido de su vida, no pasa nada que le interese y se siente atrapado en su día a día. Pasa el tiempo con la ex-novia de su hermano Mamimi Samejima, una chica con una personalidad muy compleja que vive en el pasado y se encuentra sola tras la partida a Estados Unidos de Tasuku, el hermano del protagonista.

FLCL 4

El punto de partida para que la vida del chico se convierta en una historia alocada es un accidente que sufre al ser atropellado por una moto, tras esto la chica que iba montada, cuyo nombre es Haruko Haruhara, le golpea con un bajo en la cabeza y le sale un chichón, a partir de aquí todo es una locura, del chichón de Naota salen robots y multitud de cosas extrañas.

Haruko comienza a vivir con el chico lo que acentúa todavía mas el vaivén de momentos extravagantes que tienen lugar a lo largo del show, a todo esto le sumamos la aparición de un rey pirata capaz de robar planetas bajo y la Medical Mechanica, una fabrica que hay en la ciudad con forma de plancha.”

FLCL2

Pero lo importante de la serie no es su sinopsis, sino lo que hay detrás de ella y el cómo ejecuta la acción. Plagada de simbolismos y matices, vemos un reflejo de la industria de la animación japonesa, de esta forma Naota representa al espectador aburrido y amargado de ver siempre lo mismo, la industria de la animación viene representada por el pueblo, un sitio cargante en el que no ocurre nada interesante, de repente a Naota le cambia la vida cuando conoce a Haruko y comienzan a salirle cosas de la cabeza, esto representa la mentalidad creativa del creador, la Medical Mechanica simboliza la oposición al cambio ya que aplasta y corrige todo aquello que a su juicio son imperfecciones.

A la vez FLCL nos muestra la etapa de la preadolescencia, las simbologías y chistes sexuales, como el protagonista intenta comprender los cambios que sufre a la vez que trata de sobreponerse a los cambios de su vida, el cómo pasa a ver el mundo desde otra perspectiva, más oscura y entendiendo que el mundo no es un lugar inocente.

234957-flcl

Una banda sonora espectacular refuerza este sentimiento, The Pillows es un grupo de rock japonés muy especial, tiene canciones muy vivas que acompañan a la perfección las escenas de lucha y ayudan a transmitir esos sentimientos de inconformismo, juventud y pasión que emana la serie, pero a la vez tiene canciones que te llegan al alma y saben crear momentos sentimentales y serios.

En el apartado de la animación el show es sencillamente genial, se nota el presupuesto con el que contaban para hacer la serie, tiene escenas muy trabajadas en 3D con unos movimientos de cámara imposibles, otras partes en las que pasa al manga, algunas que parece animación de estudios americanos, llegando a tener una escena con el tipo de animación de South Park y partes que parecen sacadas de series de Yoshinori Kanada.

FLCL3

Todos estos elementos conforman una obra única, que demuestra de lo que es posible la animación, emanando momentos épicos por cada poro teniendo en cada capítulo innumerables escenas memorables por su composición, una creación que demuestra amor a un género, no discrimina a nadie, si quieres encontrarle un significado podrás hacerlo pero en el caso contrario disfrutarás de una serie muy completa igualmente disfrutable y que podemos ver con un excelente doblaje al español gracias a Selecta Visión.

FLCL es un anime totalmente recomendable para aquellos amantes de la animación japonesa y para gente que sienta curiosidad por este género, si bien no es perfecta sabe hacerse querer y no quedara indiferente a ninguno.

Chema Pinilla

Dejar respuesta