En 1972, se descubre un portal espacial en la superficie de la Luna, a través de él, la humanidad entra en contacto con los habitantes de Marte. Los conflictos y las diferencias políticas darán como consecuencia una contienda que pondrá a prueba la raza humana.

Aldnoah Zero trata de mantener dos frentes abiertos a lo largo de la serie, por un lado el drama humano y por otro el conflicto militar. Este último relacionado con la forma en que se coordina un ejército terrícola desestructurado y frágil, tratando de luchar contra un enemigo unido pero con tensiones internas fuertes.

Vivimos en un mundo con una estructura política débil, resulta muy complicado que diferentes potencias lleguen a acuerdos y cada cual mira por sus intereses. Este aspecto en especial está muy bien reflejado en la serie, aunque existe un ejército unificado, es un organismo sin un poder real, mal organizado y con muchos agujeros, una entidad que no tiene nada que envidiar a la ONU, OTAN o cualquier otro organismo de político que vele por los intereses de distintos países.

El guion de Urobuchi aporta ese toque de drama humano que tanto le caracteriza. A medida que avanza la historia se puede observar como la línea de bien y mal se difumina poco a poco. Durante la segunda temporada, se ahonda en los conflictos internos de cada bando, las luchas de poder, aunque no se llega a profundizar del todo en estos aspectos si juegan un papel importante en la trama.

El drama humano es presentado de primera mano a través de los personajes. En este punto el show pierde bastante interés ya que la mayoría de sus personajes son bastante genéricos y sosos, no suscitan ningún interés y resultan demasiado predecibles.

El hecho de que el protagista (Inaho) sea un Gary stu del copón dificulta aun mas empatizar con la problemática de sus personajes. Inaho es un personaje sin fallos, frio, calculador, inteligente y nunca falla. Las veces que es derrotado o lo hacen ver inferior a la amenaza marciana se siente muy forzado, cuesta trabajo creer algunas de las escenas y actuaciones.

Como cualquier serie militar, Aldnoah Zero tiene escenas de combates, que se recrean sobre todo en la estrategia militar y la exposición. Si bien los primeros capítulos tienen combates tensos, este sentimiento va desapareciendo a medida que avanza la historia y se van enfocando en otros aspectos como el drama humano o las relaciones que se crean entre los personajes.

El final de la primera temporada es impactante, teniendo en cuenta el rumbo que estaba tomando la serie. Luego todo lo construido hasta el momento se tira por la borda para reforzar al personaje de Inaho, las tensiones internas tienen muchos altibajos, algunas conspiraciones son interesantes y otras apenas tienen interés no ofrecen nada especial.

Visualmente, Aldnoah Zero resulta agradable, aunque mezcle la animación 2D con los mechas renderizados en 3D. La paleta de colores, la creación de escenarios y los juegos de luces resultan muy atractivos para la vista y llaman la atención.

Sin duda, uno de los puntos más fuertes de la serie es su banda sonora, cada una de las piezas parece estar elegida al detalle para la escena de manera que fortalecen el mensaje y refuerzan la atmósfera.

Aldnoah Zero es una serie para los amantes del anime y la ciencia ficción, también puede ser una opción si te gusta el cine bélico o simplemente quieres pasar el rato viendo como la humanidad se puede ir al traste en menos que canta un gallo.

Dejar respuesta