Mansa Musa es el título de la nueva novela que acaba de publicar la editorial Almuzara, obra de Miguel Guerrero, quien narra la fascinante vida del hombre más rico de todos los tiempos, si ajustamos su fortuna a la inflación.

Exquisitamente documentada, Mansa Musa fue el emperador de Mali  en el siglo XIV. Su imperio estaba situado en el África occidental y se extendía por el territorio que hoy ocupan el sur de Mauritania, Senegal, Gambia, Guinea, Mali, Burkina Faso, Níger, sur de Argelia, norte de Nigeria y Chad.

Entre otros muchos negocios controlaba la totalidad de la producción y comercio del oro desde la jungla del África occidental hasta el Mediterráneo, así como el de la sal y los esclavos.

A día de hoy y si aplicada la inflación Mansa Musa tendría alrededor de 400.000 millones de dólares, una suma que supera con creces los 106.000 millones que han hecho que Jeff Bezos, el fundador de Amazon, fuera declarado el hombre más rico en la actualidad.

Entre otras historias cuenta como este emperador, acompañado de diez mil personas y camellos, atravesó el desierto del Sáhara haciendo la peregrinación a La Meca, y cómo hizo de la ciudad de Tombuctú el centro cultural y religioso del África de occidente.

Miguel Guerrero nace en Dalias (en la Alpujarra baja de Almería) en 1937. Estudia Magisterio y Perito Industrial mientras trabaja como locutor y guionista, en Radio Almería y Radio Juventud.

Entre 1970 y 1973 se desplaza a Iraq donde, como directivo de una empresa española, implanta proyectos industriales relacionados con el petróleo.

Posteriormente se incorpora a varias multinacionales de comercio exterior -petróleo, metales y productos de consumo- con base en Madrid y visitas a casi todos los países del mundo. Crea una empresa propia con socios españoles en las mismas actividades.

En 1997 se asienta en Lagos –Nigeria-, dirigiendo una empresa local de prospección y producción de petróleo en aguas profundas, en asociación con las más importantes empresas multinacionales del sector.

Residente en múltiples culturas, buscador de petróleo en las entrañas de la tierra y el mar, explorador de oro en África, ha dado reposo a su cuerpo y espíritu en la ciudad de Tánger, a un tiro de piedra de la tumba de Ibm Battuta. Hoy se dedica a transferir, en prosa y verso, las vivencias de su vida.

Nota de prensa íntegra

Dejar respuesta