Han pasado aproximadamente 20 años desde que James Cameron nos hizo soñar cuando anunciaba que había adquirido los derechos del manga creado por Yukito Kishiro: Gunnm (o como se conoce en España: Alita: Angel de Combate) pero he de reconocer que había pensado que este proyecto había caído en saco roto y que solamente volveríamos a ver las nuevas aventuras de Gally/Alita en hojas de papel o en un nuevo anime.

Pero por suerte estaba totalmente equivocado, hace unos días llegaba a los cines la película de live action de Alita, dirigida por Robert Rodriguez y guión escrito por James Cameron, aunque al no estar escrito por Rodríguez veréis que no tiene ese sello tan personal que le caracteriza.

¿Estará a la altura de las expectativas como la ciudad de Salem (en el manga se le conocía como Tiphares) o simplemente se quedará en la parte baja como la ciudad de Iron City?. Si queréis saber nuestra opinión sin spoilers quedaros con nosotros y seguid leyendo.


La película está basada en los 3 primeros tomos del manga (son un total de 9) y la historia transcurre en un mundo cyberpunk distópico dividido en dos, donde los ricos viven en una ciudad flotante conocida como Salem (Tiphares en el manga editado en los 90) y la tierra de abajo conocida como Iron City, lugar donde viven el resto de personas.

Un día el Doctor Ido, interpretado por Christof Waltz (Malditos Bastardos, Agua para Elefantes), buscando en el basurero entre los restos arrojados desde Salem se encuentra con un robot femenino que está destrozado. El Doctor Ido se la lleva a su laboratorio para reconstruirla y cuando consigue despertar no recuerda absolutamente nada de su pasado.

Alita (es como la bautiza Ido, aunque en la obra original se llama Gally) empezará a ir recuperando la memoria y descubrirá que no es la frágil niña que aparenta cuando se mira al espejo. Por el camino se cruza con varios personajes pero con el que más tiempo pasará sera con Hugo (Yugo en el original) un chaval que se dedica a la “búsqueda de piezas” de cyborgs para vender y así sacarse algo de dinero para poder pagarse su viaje a Salem.

No os quiero contar más de la trama para no dejar demasiados spoilers, pero los que hayáis leído el manga sabréis por dónde van los tiros. Para poder hacer esta crítica fui primero al cine, después leí el manga hasta donde llega la película y después volví otra vez al cine para poder compararla con el manga, y puedo decir que a día de hoy es la mejor película live action americana basada en un manga que he visto.

La recreación de la obra original en la gran pantalla es muy fiel, lógicamente tiene varios cambios para que no sea igual al manga, y se introduce el MotorBall en la película que hasta el tomo 3 del manga no llega a aparecer. Tiene un gran elenco de actores como Jennifer Connelly, Mahershala Ali y Ed Skrein como actores principales pero es una pena que no se hayan podido ahondar más las historias de cada uno.

Rosa Salazar hace un papel muy bueno dándole vida a Alita y sus expresiones al ver las cosas por primera vez como si fuese una niña es increíble. Los ojos de Alita te llamarán la atención al ser muy grandes, incluso puede que exagerados, pero los que hayáis leído el manga sabréis que sus ojos son así de grandes y expresivos y que es el único personaje en tenerlos tan grandes tanto dentro del manga como en la película.

El único actor que no está a la altura de lo esperado es Keean Johnson que hace el papel de Hugo (Yugo en el manga) que no llega a empatizar con el espectador y que francamente, no actúa bien. Hay cameos de Michelle Rodriguez, Sam Worthington y Edward Norton que os invito a que los descubramos. Se agradece que al contar la historia de Alita no se haga tan pesada como en otras películas donde el personaje “baja a sus infiernos y resucita como Ave Fenix”.


Los combates son espectaculares y si podéis ver la película en 3D no lo dudéis ni un momento, alucinarás con el efecto. Una cosa que no puede llegar a gustar a los lectores del manga es que el color de la sangre de los cyborgs no sea roja sino azul a diferencia con el manga, está claro que se ha hecho así para llegar a más público y hacer más taquilla.

La banda sonora está compuesta por Tom Holkenborg (Mortal Engine, Mad Max: Furia en la Carretera), aunque he de decir que no esta a la altura de las anteriores.


James Cameron y Robert Rodríguez han marcado el camino a seguir que deben de llevar los futuros directores de cine cuando piensen en trasladar a la gran pantalla un proyecto manga, ya sea live action o anime, ya que algunas adaptaciones anteriores a Alita, no han conservado lo que el autor original quería. En definitiva, Alita es una película que os recomiendo aún teniendo pormenores pero es una muy buena primera toma de contacto y cuando un director y guionista quieren hacer las cosas bien, se pueden hacer perfectamente.

Dejar respuesta