NIS America, compañía editora de videojuegos, anuncia que Psycho-Pass: Mandatory Happiness llegará a Europa en septiembre del presente año para PlayStation® 4 y PlayStation® Vita. Sus ediciones físicas también estarán disponibles en España, distribuidas por BadLand Games.
Psycho-Pass: Mandatory Happiness se ambienta en un futuro cercano, en el que el desarrollo y los avances tecnológicos han permitido que el estado mental y la disposición de un individuo a cometer un crimen puedan ser cuantificados y descritos.

PsychoPass

Para el bienestar público, todas las emociones y pensamientos están documentados y gestionados por el Sibyl System, el cual mide la calidad de la vida de cada persona mediante el llamado Psycho-Pass. Éste es un valor que se obtiene como resultado de hacer un escaneo a la mente o psique de cada individuo, y está compuesto por dos elementos principales: el “Hue” (Matiz o Color), que es una representación visual del Psycho-Pass que expresa el nivel de estrés de una persona, y el “Criminal Coefficient” (Coeficiente de criminalidad), que es un valor numérico que representa la capacidad criminal de cada uno. Este número determina si un individuo requiere vigilancia especial por parte de los detectives de la “Public Safety Bureau” (Oficina Pública de Seguridad). Dichos detectives se dividen en dos grupos: los “Enforcers”, cuya tarea es investigar los crímenes y detener sus responsables, y los “Inspectors”, encargados de gestionar y supervisar a los primeros.
En Psycho-Pass: Mandatory Happiness, el jugador puede elegir entre dos nuevos detectives asignados a la División 1 del Departamento de Investigación Criminal: Nadeshiko Kugatachi, un “Inspector” serio y calmado cuyos recuerdos fueron borrados, y Takuma Tsurugi, un impulsivo “Enforcer” que busca a un amigo perdido de su infancia.

Psycho-Pass-PS-Versions-March-24

Ante cada situación dada, el jugador tendrá que decidir cuál es la acción más adecuada a realizar, pero al margen de la jerarquía que separa al “Inspector” del “Enforcer”, los jugadores deben ser conscientes de que cada decisión tiene sus propias repercusiones. Con un intrincado sistema de toma de decisiones, Psycho-Pass: Mandatory Happiness ofrece un retorcido argumento y casos emocionantes, siendo posible desembocar en diversos y diferentes finales. Así, en función de las elecciones que haya hecho el jugador, los “Hue” (Matiz o Color) más allá de recuperarse pueden deteriorarse, los casos pueden quedar sin resolver, y el juego puede acabar más rápido de lo esperado.

Nota de prensa integra

Dejar respuesta