Hoy vamos a hacer algo especial en Anijayaa, no vamos a hablar de una serie, tampoco de una película, ni tan siquiera de un OVA. Vamos a abrir la caja de Pandora y hablar sobre un corto que hizo saltar chispas… ¿Quieres saber más?

Me!Me!Me! salió a la luz gracias al proyecto Japan Animator Expo, que es llevada a cabo por el estudio de animación de Hideaki Anno (director de Evangelion), Studio Khara junto a Dwango, una compañía de telecomunicaciones japonesa.

El corto dirigido por Hibiki Yoshizaki, con música de Teddyloid, conocido por componer temas para la serie Panty & Stocking, causo un gran revuelo entre el colectivo otaku.

La obra se nos presenta como si Madonna y Nicki Minaj se unieran para hacer un videoclip en forma de anime, el tema y la forma en que Me!Me!Me! expresó su mensaje levanto crispaciones entre los amantes del anime que en vez de pararse a comprender el objetivo de la obra, prefirieron optar por las criticas y quedarse en lo superficial.

El problema es que el corto de Yoshizaki expresa un mensaje muy difuso, no busca profundizar ni dejar claro cuál es su temática. Existen muchas teorías en internet sobre el verdadero significado de Me!Me!Me!, sin embargo otros optan por opinar que es una obra creada simplemente para divertir, pero teniendo a Hideaki Anno detrás parece algo poco creíble.

¿Qué pensamos nosotros sobre Me!Me!Me!?

Me!Me!Me! nos muestra a un chico que parece bastante deprimido, su habitación está llena de basura, figuras anime, maquetas de robots y un montón de cigarrillos. A partir de este momento, el muchacho comienza a tener lo que parecen ser alucinaciones en las que aparece una chica que posiblemente sea su exnovia y ocurren cosas de lo más extravagantes.

Es complicado explicar la trama del corto, incluso sería complicado tratar de describir las imágenes que aparecen, y es que Me!Me!Me! utiliza un código audiovisual muy propio. Las imágenes en conjunción con la música son fundamentales para atraer la atención del espectador y lograr que se quede con un mínimo del mensaje.

La hipersexualización de la figura femenina es constante hasta el punto de lo desagradable, sin embargo es uno de los mensajes que quedan más claros en la obra.

 

Tal vez, el mostrar a la chica de esa manera forma parte de la crítica al anime moderno que hace Me!Me!Me! En la industria de la animación japonesa actual se ha normalizado que la figura femenina queda totalmente deformada simplemente por morbo. Mucha exaltación de los órganos sexuales, fetiches, chicas extremadamente voluptuosas, una imagen bastante ilustrativa que puede cambiar tu forma de ver las producciones actuales.

Otro de los puntos de esta crítica al anime moderno yace en la visión de la industria como una droga para el espectador. El publico otaku más puro, que vivo por y para el anime, personas que no salen de sus casas y pasan sus días viendo anime y hablando con otras personas sobre anime. Una obsesión que puede pasar factura.

Me!Me!Me! toca todos los palos, tenemos escenas de acción que parecen sacadas de un anime cyberpunk, gore, algo de drama y romance. Los temas están muy bien diferenciados según la música, que por cierto es magnífica, por ejemplo en la parte de ciencia ficción tenemos ritmos electrónicos, cuando entra el drama, los ritmos son melódicos.

En cuanto a animación, la serie es una obra maestra en cuanto a fluidez y juegos de cámara. Mantiene tu atención en todo momento con los elementos visuales, los juegos de luces y colores hacen del corto un espectáculo visual que pocas veces se puede disfrutar.

Resulta bastante complicado hacer una valoración de Me!Me!Me! en cuanto a su temática, ya que es muy abierta y resulta complicado ver que es lo que quería transmitir el autor. A nivel técnico es una maravilla, tanto lo visual como lo sonoro es para construir una estatua al equipo técnico que trabajo detrás de este proyecto.

Me!Me!Me! es una de esas obras que hay que ver varias veces para llegar a entender algo pero resulta muy satisfactorio cuando vas uniendo cabos y eres capaz de encontrarle un sentido lógico a la historia.

Dejar respuesta