Después de varios años de espera y una magnifica campaña de marketing en redes sociales (televisión y cine también, pero esta ha sido más efectiva), por fin ya tenemos disponible en los cines de España LA BELLA Y LA BESTIA, la versión en imagen real de la fantástica producción de dibujos animados de Disney.

Siguiendo la estela de producciones como La Cenicienta o la pobre y simple Maléfica, por fin Disney nos sorprende con una producción a la altura que quizás no sorprenda a los que están enamorados del film de dibujos animados, pero que se sentirán, en dos horas, como niños pequeños.

Nosotros hemos disfrutado a lo grande y, la verdad no pensábamos que La Bella Y la Bestia nos gustase tanto. Junto con una banda sonora preciosa que reúne de nuevo a Alan Menken, Howard Ashman y Tim Rice, nos hemos quedado maravillados con una puesta en escena preciosa, bella y acorde a lo que el público necesita, La Bella Y la Bestia nos ha vuelto a enamorar.

Es cierto, hay escenas que posiblemente no gusten, escenas que sobren, o simplemente que no superen a la original animada ( Que Festín no nos llega a gustar del todo) pero solo por conocer en profundidad el pasado del principie maldito o la inclusión de personajes homosexuales en un film con un gran público y seguidores de esta orientación sexual, hacen que nos maravillemos una y otra vez con unas escenas que quitan el hipo.

Dirigida por Bill Condon y escrita por Evan Spiliotopoulos y Stephen Chbosky, basada en el cuento de hadas del mismo nombre de Jeanne-Marie Leprince de Beaumont. Está protagonizada por Emma Watson, Dan Stevens, Luke Evans, Ewan McGregor, Ian McKellen, Emma Thompson, Kevin Kline, Josh Gad, Audra McDonald, Gugu Mbatha-Raw, Stanley Tucci y Bill Paxton (VOZ EN OFF)

Reseña: El Libro De Disney

Un Príncipe francés está presentando un baile debutante en su castillo cuando una vieja mendiga aparece. Buscando refugio contra el frío, ofrece una sola rosa como pago sólo para ser rechazada por su aspecto andrajoso. Cuando el Príncipe ignora su advertencia de no dejarse llevar por las apariencias y la vuelve a rechazar, la anciana se revela como una hermosa hechicera y transforma al Príncipe en una monstruosa Bestia y a sus sirvientes en varios objetos domésticos (candelabros, relojes, armarios, teteras, plumeros, etc.).

Todos los recuerdos del Príncipe y del castillo son borrados de las memorias de los invitados. La hechicera luego procede a maldecir la rosa antes de advertirle a la Bestia que permanecerá en su estado hechizado a menos que aprenda a amar a alguien y ganarse su amor a cambio en el momento que caiga el último pétalo.

No vamos a entrar en la polémica sobre la censura en otros países por el tema de un personaje homosexual, ya que nos parece muy patético. La diversidad, el respeto y la tolerancia son la base de todo. Por favor, disfruta de LA BELLA Y LA BESTIA y nunca, nunca, le quites los sueños a nadie.

Dejar respuesta