El verano ya está aquí, y aunque las temperaturas hayan bajado lo que más nos apetece estos días es disfrutar de una buena ración de anime al lado de nuestro ventilador o aire acondicionado, mientras nos comemos un buen helado. Si bien algunos dicen que el invierno ya está aquí, nosotros decimos que Anijayaa está aquí y hoy hablamos de Fuse Teppou Musume no Torimonochou.

Edo es testigo de horribles crímenes cometidos por los Fuse, híbridos entre perros y humanos. Hamaji es una chica que comienza a cazar a estos seres junto a su hermano, pero su encuentro fortuito con uno de estos enigmáticos seres le hará replantearse su forma de pensar.

Fuse es ese tipo de película de animación que trata de llamar la atención por su apartado visual, dejando de lado la narrativa.

En el caso películas de Ghibli, el folclore japonés está implementado de manera natural y adaptado para cualquier público, no hay ningún elemento chocante que pueda provocar rechazo al espectador. En Fuse es diferente, los elementos propios de la cultura japonesa están planteados de manera que puedan ser rechazados por un público no japonés el romance entre la princesa y un perro puede resultar ridículo al publico occidental e incluso perturbador.

El ritmo de la narración es como una montaña rusa, durante al menos tres cuartos del film, la historia avanza despacio y con complicaciones para al final coger carrerilla y avanzar estrepitosamente dejando cabos sueltos.

Aunque de una manera mediocre y confusa, el film nos trata de hablar sobre la comprensión y el respeto. Un mensaje que hace falta transmitir con fuerza actualmente, resulta fantástico que haya obras que traten de inculcar un mensaje como el que Fuse intenta transmitir, aunque en su caso haya dejado mucho que desear.

Pero no todos es malo, hay algo en Fuse que llama mucho la atención y es su apartado visual. La animación de Fuse corrió a cargo de TMS Entertainment, conocido por obras como Detective Conan, Lupin o Hamtarou. El arte y animación de la película está cuidada al detalle, con escenarios muy coloridos y pulidos al máximo, dando vida a fondos y escenas repletas de elementos. El periodo Edo es una etapa histórica que da mucho juego para ser originales y demostrar las capacidades de TMS. Además la animación recuerda a la de los años 90, tocando la nostalgia del público.

¿Merece la pena ver Fuse? Si te gustan las series de animación mas por su apartado artístico que por su historia esta es una buena opción a tener en cuenta. En caso contrario, es una película para pasar el rato cuando no sabes que ver.

Dejar respuesta