Hace unas semanas publicamos en Inajayaa la reseña del genial Destellos de Luna, Pioneros de la Ciencia Ficción Japonesa, escrito por Daniel Aguilar. Hoy tenemos el placer de poder realizar una pequeña entrevista al autor.

Cuéntanos como fue el proceso de la creación de esta obra

Bueno, parte dos ideas de sendos amigos, la primera de hace 20 años, que es un artículo que me propuso Frank G. Rubio para un fanzine sobre villanos occidentales en la ficción japonesa, que escribí pero nunca llegué a entregar, y la segunda de Carlos Diaz Maroto, que quedó encantado con mi Japón sobrenatural y me pidió que me plantease uno sobre ciencia ficción. El proceso de creación comienza por recolectar datos, es decir ver lo que ya sabes o tienes y luego empezar a rellenar huecos a base de consultar a expertos o visitar bibliotecas y filmotecas. Una vez que ya has reunido todo, tienes que ver de qué manera clasificarlo y resumirlo, de modo que esta clasificación esté justificada y que, sin dejarte nada fundamental, resulte de utilidad para hacer el total del texto más accesible al lector. Hay que leer mucho, ver mucho cine o incluso visitar museos para tener un panorama completo, no solo de aquello de lo que estás hablando, sino también de algo que para mí es fundamental, que es comprender el ambiente cultural y sociopolítico en que nacieron las obras en cuestión.

¿Como fue el trato con la editorial?

Estupendo, como siempre que trabajo con Satori. Antes de publicar con ellos, ya me conocían, por lo que desde un primer momento me han brindado su confianza y les estoy muy agradecido. Espero que, como editorial, continúen creciendo. Yo, desde luego, les ayudaré.

¿Algunas ideas fueron descartadas de la obra?

Sí, al principio los cuentos elegidos eran otros y también había de otros autores, pero los fui sustituyendo por unos mejores o de longitud más adecuada y, además, preferí unificarlos en torno al escritor Juzo Unno, de manera similar a como hice con Tsuruya Namboku en Japón sobrenatural. Tampoco sabía si extenderme un par de años más en el periodo abarcado (ahora llega hasta finales de 1964), pero finalmente decidí que el calificativo de “pioneros” no permitía ir más allá.

destellos-1

El conocimiento que podemos ver reflejado en Destellos de Luna, Pioneros de la Ciencia Ficción Japonesa es fenomenal. ¿Como comenzaste a desarrollar esta afición?

Bueno, ten en cuenta que llevo escribiendo sobre cine fantástico japonés desde 1981, o sea desde los 15 años de edad, y en eso sí que soy yo también un pionero en España. En 35 años se pueden ver muchas películas y leer muchos libros, sobre todo si son de un tema que te gusta. Añádele que llevo 25 años en Japón, que conozco bien el idioma japonés y que tengo una buena cantidad de amigos de gustos similares. Yo creo que el comienzo se lo debo a mis hermanos. Por una parte, Carlos, crítico de cine y escritor, me llevaba mucho al cine de pequeño y en el repertorio no faltaba el kaiju eiga; por otra, a mis hermanas les iba mucho el tema de las artes marciales y la filosofía oriental. Yo iba absorbiendo cosas de aquí y allá.

A nivel de ventas y distribución, ¿que tal ha funcionado?

Es pronto para decirlo, pero parece que ha arrancado bien. Y la aceptación crítica, creo que es inmejorable. Todavía no he leído quejas sobre ninguna cuestión fundamental y parece que está gustando a todo el mundo. Es un libro dirigido a aficionados, directo, y sin palabrejas técnicas o términos en japonés para expertos, donde nadie se puede llamar a engaños. Ya desde la portada, obra del gran Javier G. Romero, está muy claro lo que el lector se va a encontrar dentro.

Actualmente, ¿te encuentras con algo nuevo?

Acaba de salir en la misma Satori una traducción mía de cuentos de Rampo Edogawa con el título de La mirada perversa. El mes que viene sale, editado por la Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián, un libro que he coordinado sobre el cine fantástico japonés del Siglo XXI. Y ahora mismo tengo varias ofertas sobre cine japonés en libros colectivos. También hago pequeños papeles en películas japonesas, y de hecho tengo uno esperándome para octubre, el de chef italiano de un restaurante.

destellos-de-luna-pioneros-de-la-ciencia-ficcion-japonesa

Cuéntanos algo más sobre ti, recomendándonos un libro, una serie, una película y algún disco de música.

Sobre mí, no sé muy bien qué contar, ni tampoco sé muy bien cómo definirme, porque hago un poco de todo y tengo un repertorio de gustos muy variado, como se verá en la siguiente contestación. Pasé mi juventud en la España de los años 80, donde podías decir cualquier burrada y expresarte libremente sin temor a censura, cosa que por desgracia no pasa ahora, e intento mantener esta línea en mis escritos y en mi modo de vida. Pero si me pides elegir una faceta mía, algo para lo que realmente creo que estoy dotado, sería la de traductor. En cuanto a recomendaciones, las siguientes, pero no puedo quedarme con una.Libro: La feria de las tinieblas, de Ray Bradbury, o Soy leyenda, de Richard Matheson. Si me pides algo japonés, La nieve tenue / Las hermanas Makioka (Sasame yuki, 1948), de Junichiro Tanizaki.

Serie: ¿de televisión, dices? Hace siglos que no veo ninguna. ¿Mazinger-Z quizás?

Película: ahí sí que es difícil, porque me gustan muchísimas. Por no salir del tema japonés, Japón bajo el terror del monstruo (1954), de Ishiro Honda. De las no japonesas, Pesadilla diabólica (Burnt offerings, 1976) de Dan Curtis o 1997, Rescate en Nueva York, de John Carpenter. Pero hay tantas…

Disco de música: si dejamos aparte las bandas sonoras, soy muy ecléctico. Me gusta la música clásica (tanto la europea como la japonesa), pero también grupos de pop-rock ochentero, tipo los alemanes Nena y Extrabreit, o los españoles Siniestro total y Glutamato Ye-ye.

Muchas gracias por todo. Un abrazo

Dejar respuesta