Hace unas semanas publicábamos la reseña de la preciosa y única LA BIBLIOTECA FAJARDO. Hoy tenemos el placer de publicar la entrevista a su autora Concepción Valverde.

Cuéntanos un poco cómo fue el desarrollo de esta estupenda historia de amor.

La historia de amor es el nexo entre las dos márgenes del Atlántico, entre el Viejo y el Nuevo Mundo. En la novela se narran dos historias de amor que en realidad son una sola porque ambas se forjan dentro de los muros de la biblioteca Fajardo y tienen a los libros como sus aliados perfectos.

Háblanos sobre cómo se te ocurrieron estos carismáticos personajes.

No los calificaría de carismáticos sino más bien de personajes que responden a una época y, dentro de ella, a un género literario: el padre, la dama el galán, los criados, las señoras, todos ellos están descritos desde ese punto de vista idealizado que nos ofrecen las novelas sentimentales.

Sevilla, una de las ciudades más bonitas del mundo, en la cual este libro se desarrolla, ¿Que nos puedes contar de esta tan cautivadora ciudad?

Esta novela me ha permitido acercarme a la historia de Sevilla en el momento de más apogeo de la ciudad, porque en esos años Sevilla es en realidad el escenario donde se pone en marcha el comercio mundial. Al escribir me he relacionado con Sevilla de una forma más íntima y afectiva. Para mí ya no es la hermosa ciudad de antes, ahora ella y yo estamos inevitablemente unidas por todo lo que sucede en la Biblioteca Fajardo.

Nos encanta tu forma de escribir, podríamos decir que enamoras con tu prosa, pero tienes una forma maravillosa de describir las situaciones, ¿en quién te inspiras a la hora de escribir?

Concepción Valverde La biblioteca Fajardo (1)

Al escribir una historia ambientada a comienzos del siglo XVII se me planteaba el reto de recrear la vida de aquellos personajes del modo más verosímil y cercano posible, de ahí que me aferrara a sus emociones para transmitir con viveza lo que les iba ocurriendo.

Quizá el hecho de que los protagonistas, como he dicho antes, deciden vivir desde los valores que encuentran reflejados en los libros me llevó a expresarme de esa maneta tan emocional y exaltada.

Volvemos al libro, aunque la historia es sobre la gran burguesía de esa época, vemos que apenas hablas sobre la hipocresía de los mismos. Eso nos ha gustado, pero ¿crees que hubiera tenido un poco de cabida en tu libro?

Si hay algo que resulta novedoso en esta novela es precisamente que, frente a esa manida tendencia con la que habitualmente se recrea el Siglo de Oro -en la que el punto de vista elegido es inevitablemente el de la picaresca- yo he preferido seguir el modelo de la literatura idealista, que se aprecia en muchas de las novelas ejemplares, en las comedias de capa y espada o en las novelas moriscas o de cautivos. Pero no por ello dejo de aludir a los aspectos más crueles, negativos y sórdidos de aquellos años, aunque -eso sí- no los enfoco, como hacen otros conocidísimos novelistas, en un primerísimo primer plano.

A diferencia de lo que se puede pensar, no creo que las obras idealistas alejen al lector de la realidad que reflejan y en cambio las realistas les acerquen a ella. Al leer un texto en el que el autor describe unos personajes ambiciosos, trapaceros, guiados por los peores sentimientos, que casi siempre se salen con la suya y acaban destruyendo a los demás, el lector acabará creyendo que en la vida no hay otra manera de conducirse que no sea esa. Pero si a ese mismo lector le ofreces un retrato donde prima la cortesía y la bondad y la cultura es un bien muy preciado porque ennoblece y dignifica la vida, inevitablemente abres la posibilidad de que piense que se puede aspirar a vivir desde esos principios.

Cervantes en el Quijote contrapone constantemente lo que la realidad ofrece con las nobles aspiraciones de su protagonista. Los personajes de La Biblioteca Fajardo viven también desde los libros y pretenden hacer de su vida un digno reflejo de ellos.

Nombras a tantos poetas, escritores y dramaturgos que nos hace pensar que la propia Biblioteca Fajardo la tienes en tu casa. Háblanos de algunos de estos personajes y por que decidiste nombrar sus obras.

Hablar de la Sevilla de 1604 supone hablar de la literatura del Siglo de Oro y más en una novela como esta. Elegí esa fecha porque quería contar la llegada del Quijote a América. El eje de la historia es precisamente el hecho de que en la Flota de Tierra Firme que parte de Sevilla en junio de 1605 va una parte importante de la primera edición de la obra de Cervantes. Pero al investigar descubrí que por aquellas fechas Lope residía en Sevilla, Mateo Alemán acababa de salir de la Cárcel Real e iba a Lisboa a publicar la segunda parte del Guzmán de Alfarache, el poeta Juan de Arguijo presidía la vida intelectual sevillana junto con el pintor Pacheco, que más tarde se convertiría en el suegro de Velázquez. A todo eso hay que unir la larga y brillante lista de grandes escritores sevillanos que conforman esta época. Hablar de ellos y hacerles aparecer a algunos por las páginas de mi novela fue afortunadamente inevitable, si quería reflejar la Sevilla de esa época en todo su esplendor.

¿Realmente eran tan empalagosos en aquella época a la hora de hablar?

Me hace gracia esta pregunta. Reproducir la manera de hablar de los personajes, sobre todo de los históricos suponía para mí un reto. La conversación que Inés mantiene con Mateo Alemán fue quizá la que más me preocupó porque no quería trivializar al personaje, quizá por ello introduje en ese diálogo algunas afirmaciones suyas que aluden a temas literarios.

Como mis personajes se conducen desde la cortesía y la delicadeza quizá ello ha provocado esa empalagosidad que señaláis. Me hace gracia, como dije al principio, porque en absoluto debemos pensar que en aquella época se hablaba de forma empalagosa. Por lo que se me debe de hacer responsable de ello solamente a mí.

Cubierta_La biblioteca Fajardo_17mm_041115.indd

¿Te encuentras actualmente con algún nuevo libro?

Estoy comenzando un nuevo proyecto. Todavía es pronto para hablar de él porque está en una fase inicial, llena de dudas y preguntas. Necesito que la historia me seduzca, que me emocione e implique hasta el punto de que no tenga más remedio que contarla. Así fue como escribí La Biblioteca Fajardo y así es como quiero seguir escribiendo.

Recomiéndanos una película, libro y música.

Me resulta imposible quedarme con un solo ejemplo y además en cada momento que se me haga esta pregunta responderé de forma distinta. En este instante elijo el salón de Vienna, excavado en la roca, en el que su enigmática protagonista espera imperturbable la llegada del ferrocarril, el prodigio de la escritura de Rulfo y la emoción que encierra un disco como Gostava de ser quem era:

Johny Guitar, Pedro Páramo, Amalia Rodrigues

Dejar respuesta