Acción, espionaje, flashbacks, vendettas, traiciones, Superman sangrando……..Todo esto y más en Deathsroke: Rebirth. 200 páginas en rústica que nos trae ECC y suponen una de las sorpresas del año. ¿Por qué? Sigue leyendo.

Creado por Marv Wolfman y George Pérez, como antagonista de los Nuevos Titanes, aparece el asesino a sueldo definitivo para acabar con ese grupo de adolescentes  por motivos personales. Con sus capacidades neuronales aumentadas al 90%, reflejos aumentados, fuerza implementada, etc… se presentó éste nuevo personaje que se dedicó a intentar destruir las distintas encarnaciones del grupo en cuestión, consiguiéndolo en algunas ocasiones.

Éste relanzamiento del personaje mantiene intacta una gran parte del pasado contado anteriormente, cosa que se agradece  ya que el pasado de Deathstroke , Slade Wilson, es lo que define al personaje haciéndolo muy atractivo al lector.

El ejército, los experimentos y unos dramas familiares muy grandes, moldean una personalidad que erradica el acceso a los sentimientos como medida para sobrevivir en ese mundo.  Con todo ello se consigue un asesino sin remordimientos, profesional y sin escrúpulos. Perfil que hemos visto en muchos personajes pero que en Deathstroke le dan una vuelta de tuerca al no decantar al personaje hacia el “lado bueno” o “el lado malo”, lo que le hace completamente imprevisible.

Ante esta premisa nos encontramos a un Deathstroke que sigue una pista para descubrir a la persona que quiere destruir a su hija, anterior miembro de los Jóvenes Titanes, la cuál solo busca su aprobación a toda costa.

Por el camino ha de sacar de su retiro a un antiguo compañero de armas, amenazar al creador del traje que utiliza actualmente, secuestrar a Robin, Dámian en este caso y enfrentarse a Superman. Mientras que paralelamente se van tejiendo tramas secundarias mucho más atractivas e interesantes que todo lo explicado.

Cristopher Priest, guionista y escritor para un sinfín de personajes como Batman, Conan , Spiderman, La Liga de la Justicia o Black Panther, va tejiendo una red de situaciones , traiciones, personajes con dobles intenciones y un largo etcétera que mantiene al lector siempre con ganas de saber más, de saber las maquinaciones de todos los personajes, número a número.

Deja claro que Deathstroke es el personaje central, el que desarrolla la acción más inmediata y el centro de todas las miras. Mientras que el resto de personajes va urdiendo planes para sus distintas motivaciones. Especial atención a la revisión del personaje de su hijo JERICHO, que nos ha sorprendido gratamente. Es mejor no contar más de los personajes ya que entraríamos en el mundo de los SPOILERS.

Al dibujo está el tándem: Larry Hama (Wolverine, Elektra), Carlo Pagulayan (Batman y Robin Eternal, Xmen Unlimited) y Joe Bennett (Checkmate, X-men, Supreme) que nos ofrecen un dibujo soberbio, limpio y espectacular dejando una gran factura gráfica a la serie. Un dibujo sin artificios y que no cansa en ningún momento.

Por lo tanto, nos encontramos ante un tomo que recopila los primeros ocho números , mas el número Rebirth, de una serie redonda en guión y en dibujo. Siendo éste último el reclamo para descubrir un guión muy bien ejecutado que atrae al lector y lo mantiene atento hasta su última página. Una gran sorpresa  dentro del evento Rebirth, recomendable para lectores que conocen al personaje como para los que se acercan por primera vez a él.

|título        = DEATHSTROKE
|género        = ACCIÓN SUPER HÉROES
|origen        = ESTADOS UNIDOS
|distribuidor  = ECC EDICIONES
|idioma        = CASTELLANO
|edades        = +16

1 Comentario

Dejar respuesta