Durante la dictadura militar argentina (Finales de los 70), el ex capitán de la Armada Tomás Kóblick participó en “los vuelos de la muerte” denominados así porque se arrojaban vivos al mar a los detenidos-desaparecidos. Cuando abandona la Armada, Kóblick se refugia en Colonia Helena, donde impera la ley del comisario Velarde, un delincuente con uniforme policial, líder de una banda que se dedica al robo de ganado y que tiene oscuros vínculos con jerarcas militares. (FILMAFFINITY).

Fueron duros momentos los que gente como los que encarnan los protagonistas de Capitán Kóblick vivieron en una Argentina dominada por las armas y el yugo del rico sobre el pobre. Imágenes que quedarán en el recuerdo más reciente de un mundo globalizado donde, el derecho humano a pensar libremente aún es una utopía del más débil y que poco a poco, va perdiendo aún más terreno.

A lo largo de sus 92 minutos de duración, el último trabajo del director argentino Sebastián Borensztein nos presenta una co-producción entre Argentina-España que cuenta a su vez con el guión del propio Sebastián y Alejandro Ocón.

Una espectacular fotografía del premiado en el Festival de cine de Málaga en 2016 Rodrigo Pulpeiro pudiendo disfrutar de impresionantes imágenes, lugares de ensueño y como no, lugares donde la imaginación puede volar y al que acompaña actores de la talla del genial Ricardo Dorín, el también premiado en el Festival de de Málaga en 2016 Óscar Martínez, la actriz española Inma Cuesta y Marcos Cartoy Díaz que juntos a la genial música de Jean Federico Jusid hacen del film toda una delicia para el que lo visiona.

Estamos ante una obra que podemos calificar de crítica, acción (ya que cuenta con escenas bastante duras) y como no, romanticismo oculto donde la sumisión familiar, el miedo y por supuesto el caciquismo están garantizados porque, recordemos, que está basada en hechos reales. Muy recomendada.

Dejar respuesta