Existe una gran cantidad de series que se han ganado a pulso las críticas del público, obras que son odiadas pero aun así reconocidas. Otras hacen que la opinión se divida y se enfrente el bando de los amantes contra el de los detractores de la obra. Pero hay un limitado número de títulos que pese a todos sus fallos y su calidad espantosa se han ganado el cariño y afecto del público. Hoy en Anijayaa presentamos uno de esos casos, Valvrave The Liberator.

En el futuro, casi toda la raza humana ha abandonado la Tierra y ha colonizado otros planetas o vive en plataformas construidas alrededor del Sol. En este panorama se enfrentan dos superpotencias, Dorushia y los Estados Unidos del Anillo Atlántico, en medio del campo de batalla se encuentra Jior, un pequeño país ha conseguido mantenerse al margen del conflicto. Pero sin previo aviso las fuerzas de Dorushia invaden Jior y el destino de la nación y los supervivientes de la masacre recae en manos de los alumnos de la Escuela Sakimori, que juntoa los robots Valvrave lucharan por proteger su hogar de cualquier amenaza.

Valvrave The Liberator se une a las obras que plasman la lucha por la supervivencia de un pequeño grupo ante una amenaza que les supera. Aquí unos chicos de secundaria, sin ningún tipo de formación militar, hacen frente a ejércitos regulares. El hecho de que este aspecto parezca tremendamente irreal se excusa en la existencia de los robots Valvrave, que proporciona a los estudiantes un escudo inquebrantable y a los pilotos (personajes con relevancia para la trama) cierta inmunidad.

Los personajes están construidos a partir de estereotipos recurrentes, la tsundere enamorada del protagonista, una chica distante y callada, el amigo serio y confiable… Pero resultan simpáticos y encajan en la historia, muestran cómo podrían afrontar una situación extrema diferentes tipos de personas.

Sunrise como estudio es conocida por las series de mechas, la saga Gundam, Code Geass, Cross Ange o Buddy Complex son algunos ejemplos de series típicas del estudio de animación. Todas ellas tienen en común muchos aspectos, aparecen robots, hay un conflicto bélico que involucra a grandes potencias, sus protagonistas suelen ser adolescentes, cuando las cosas parecen arreglarse hay una masacre, elementos que se repiten porque a Sunrise le funciona la fórmula.

A la hora de crear una historia, esta debe ser coherente con el universo en que se desarrolla, Valvrave se toma muchas licencias en este aspecto. Cuesta trabajo creer que un grupo de estudiantes haga frente a dos superpotencias solo con unos robots sin que cunda el pánico o cedan a las presiones. A los personajes, todo les suele salir a pedir de boca, complejas estrategias, reparaciones de robots y aspectos relacionados con ingeniería espacial, todos estos aspectos son complicados de creer aun sabiendo que nos encontramos ante una serie de ficción.

Pero a pesar de todo Valvrave es una serie divertida, te llegas a preocupar por los personajes y te hace pensar en que harías si fueras tú quien está en esa situación. Sabe llegar a su público y lo hace partícipe de la historia. En cuanto a valores productivos Sunrise es un estudio competente, la animación es notable y los diseños están muy trabajados.

Podríamos catalogar a Valvrave The Liberator como El Señor de las Moscas japonés, una serie divertida sin grandes pretensiones, perfecta para esos ratos aburridos en los que no hay nada que hacer.

Dejar respuesta