Sun Tzu en El arte de la guerra dijo “La mejor victoria es vencer sin combatir”, una máxima que no estaría de más que se hubiese aplicado antes de comenzar cualquier conflicto armado. Pero sabemos que esto no es así, las guerras existen, y con ellas vienen las pesadillas de la humanidad, muerte, destrucción, pobreza… estos son solo algunas consecuencias. El cine y las series han tratado de reflejar los horrores de la guerra con más o menos éxito, hoy en Anijayaa vamos a hablar de Nejimaki Seirei Senki.

El caos se apodera del mundo cuando el Imperio Katjvarna toma las armas contra la Republica de Kioka. Ikta, es un joven que detesta la guerra, pero acaba involucrado en el ejército y es nombrado oficial de campo por sus logros, él es la última esperanza de la nación.

La serie se centra en como las personas se adaptan a la guerra, algunos luchan, otros juegan un rol más diplomático o político, hay quien decide vivir al margen. En un estado de emergencia el enemigo no tiene porque venir obligatoriamente de fuera, cuando el peligro llama a la puerta de casa puede que el malhechor ya esté dentro.

Tiene una ambientación que mezcla una estética de toques steampunk con la Europa del siglo XVIII. Resulta original ya que se desmarca de la típica ambientación de fantasía medieval.

Los arcos que conforman la historia están muy diferenciados entre sí, tratando diferentes temáticas y variando el ritmo de la narración. Cada uno de ellos podría funcionar a la perfección como un relato independiente, pero esto provoca que aunque exista un hilo conductor, no se sienta una unidad fuerte al mirar todo en conjunto.

Nejimaki parece estar construida para atraer al público a las novelas, su final es abierto y el formato recuerda al de un anuncio. Esto no es necesariamente un punto negativo ya que la serie es totalmente disfrutable y funciona para enganchar al espectador a los libros.

El apartado visual no presenta nada que no hayamos visto antes, se centra en utilizar una paleta de colores apagada con un estilo claro, no hay nada especial que elogiar pero cumple con su objetivo.

Nos encontramos ante una obras destinada a los amantes de al fantasía militar, pero diferente a otras obras de temática parecida como la saga Gundam, se centra en el carácter humano más que en la espectacularidad. Vale la pena echar un vistazo a Nejimaki, no te defraudará.

Dejar respuesta