El inicio de Septiembre significa dos cosas, el verano acaba y toca volver a la rutina. Este mes de Anijayaa lo dedicaremos a intentar despertar en vosotras y vosotros ese pequeñín que tenéis dentro con grandes obras que nos recuerdan a esos días de escuela e instituto. Este mes de Anijayaa, dedicado a la nostalgia.

Naruto Uzumaki es un ninja adolescente que tiene encerrado en su interior al «Zorro de Nueve Colas».​ Doce años antes del inicio de la serie, este demonio atacó a la Aldea Oculta de la Hoja matando a muchas personas. Como consecuencia, el líder de la aldea sacrificó su vida utilizando el Shiki Fūjin para sellarlo dentro de Naruto cuando era un recién nacido, con lo que esperaba detener la masacre. Por ello, Naruto fue víctima de maltratos por quienes lo consideraban como el propio Kyūbi. A manera de solución, el Tercer Hokage publicó un decreto donde prohibía a cualquiera la mención sobre el ataque del Kyūbi, y quien lo hiciera sería severamente castigado.​ Doce años más tarde, Naruto se gradúa de la Academia Ninja usando su técnica multi-clones de sombra, proveniente del pergamino prohibido de la aldea, el cual había sido robado por Naruto tras ser engañado por el ninja renegado Mizuki, con el supuesto fin de salvar a su maestro Iruka Umino.

La historia principal sigue a Naruto y al crecimiento individual de sus amigos, junto a su desarrollo como ninja. Además, se centra en las interacciones entre éstos y la influencia del entorno en sus personalidades. Conforme transcurre la serie, Naruto se relaciona con Sasuke Uchiha y Sakura Haruno, con quienes conforma el «Equipo 7» junto a su sensei Kakashi Hatake.

Un tema que gira siempre alrededor de la serie es las relaciones humanas teniendo como motor principal la venganza. Desde Gaara a Naruto pasando por Sasuke han tenido experiencias traumáticas durante su infancia, algunas planteadas de una manera muy dramática para ser una serie orientada a un público infantil. La amistad es más fuerte que la tragedia parece el principal motivante para Naruto que intenta inculcárselo a los otros chicos, teniendo éxito solamente con algunos.

No podemos obviar los defectos que tiene como serie, como prácticamente todos los shounen que duran más de 70 episodios el ritmo puede resultar frustrante, los arcos acaban siendo repetitivos e infinitos ya que las luchas son mas exposición y diálogos que pelea.

Pero esto no le quita interés a la serie, algunos arcos tienen una trama interesante, sobre todo los que forman parte de la primera mitad de la serie. Estos nos ayudan a conocer a las principales villas que forman el mundo, quienes son los luchadores más poderosos y los villanos más peligrosos.

Además, los villanos principales son bastante memorables, desde Orochimaru hasta Zabuza. Las historias detrás de cada uno de estos personajes acaban siendo hasta más atractivas que las de los protagonistas y tienen un toque perturbador que los hace más atrayentes.

El resto de personajes depende de cada uno, el trío de protagonistas no son más que adaptaciones al mundo ninja de los clichés más usados dentro de las series shounen. Al tener tantos personajes secundarios resulta casi imposible no tener uno o dos personajes favoritos, pero prácticamente todos y cada uno de los personajes que aparecen en Naruto tienen un pasado dramático que les hace ser como son en ese momento. El melodrama está servido.

Naruto no es una serie con una trama excesivamente elaborada, teniendo en cuenta que la mitad de la serie son arcos ajenos a la trama principal con historia que luego no tienen nada que ver con el mundo donde se desarrolla la historia. Pero la primera mitad resulta bastante entretenida, con algunos momentos espectaculares.

Aquí nos encontramos ante una serie que se ajusta a la recomendación “una obra para pasar el rato”. Naruto es divertida y que puede despertar esa nostalgia de cuando siendo niño o niña, también querías convertirte en Hokage.

1 Comentario

Dejar respuesta