Hoy vamos a hablar sobre la historia de un grupo de jóvenes universitarios que forman parte de un club llamado “Sociedad por el Estudio de la Cultura Visual Moderna”, un grupo de personas que se juntan para compartir sus conocimientos sobre la cultura otaku. El club está de capa caída, los miembros escasean, la comunidad universitaria les da la espalda y gozan del desprecio del club del manga. Convenciones, videojuegos, cosplay, modelismo y un largo etcétera son los temas que predominan en este club, que curiosamente comparte nombre con el protagonista del Anijayaa de hoy, Genshiken.

Si eres del tipo de persona adicta a los salones del manga, te pasas horas hablando sobre manga y anime, eres de aquellas personas que se abalanzan sobre el merchandising de su serie favorita y la senda otaku es tu camino, Genshiken es para ti.

Genshiken tiene un público muy cerrado, es una serie para los amantes más acérrimos a la cultura otaku. Tal vez este sea el motivo por el cual la serie paso desapercibida para el gran público y no es un titulo con muchos adeptos, podríamos catalogar que es una serie para “sibaritas”, ya que el tipo de persona a la que suele gustar esta serie es alguien con un perfil muy específico.

Esto no es necesariamente un punto negativo, únicamente se ha de tener en cuenta que muchas de las bromas y referencias están destinadas a un público que está muy ligado con esta cultura. ¿Se puede disfrutar la serie si uno no forma parte de este grupo? Es posible, pero no de la misma manera que lo haría una persona que dedica gran parte de su tiempo a ver anime y leer manga.

También nos encontramos que esta serie refleja un ambiente raro en el anime, el mundo universitario desde la perspectiva más nerd posible. Teniendo en cuenta como es la cultura japonesa podría caber la posibilidad de entender a Genshiken como un edulcorado American Pie japonés.

Genshiken trata de mostrar las relaciones que se establecen entre personas con formas de ser muy excéntricas. Estas relaciones avanzan dentro y fuera de cuadro, se puede notar como dos personajes están mas unidos pero el espectador no necesariamente ha visto el porqué se comportan así en la serie. Esto le da un toque más humano a la historia pero puede provocar que el espectador se pierda entre los acontecimientos.

La serie trata de que el público se convierta en testigo mudo de la situación, te hace formar parte de ese pequeño grupo de inadaptados y poco a poco te hace sentir ligado a sus situaciones. De esta manera la empatía no aparece desde el principio, sino que se construye poco a poco y emulando a como funcionaria con una persona que acabas de conocer.

Visualmente Genshiken destaca por ser una adaptación muy fiel a su manga. Los colores apagados y tostados destacan y enfatizan en ese ambiente de algún modo demacrado que se quiere representar, se tiende más al realismo que a la caricatura, práctica muy extendida en la industria del anime.

Estés o no muy ligado con la cultura otaku, Genshiken puede ser una opción para una semana aburrida. Puede que estés mas cerca de lo que crees de formar parte de la Sociedad por el Estudio de la Cultura Visual Moderna.

Dejar respuesta