Ultimamente han aparecido muchos detractores de los shonen infinitos, gente que rechaza series como One Piece, Dragon Ball, Naruto… Muchos de ellos se excusan en que las series son demasiado largas para la historia que quieren contar, que son series muy densas y que avanzan excesivamente despacio, un infinito repertorio de argumentos y razones por los que no ver este tipo de series. Hoy vamos a romper con esto y hablaremos de una serie que enamora, Full Metal Alchemist Brotherhood.

La historia de FMAB se centra en Edward y Alphonse Elric, dos hermanos que para revivir a su madre rompieron uno de los tabú de la alquimia, la transmutación humana, con el objetivo de revivir a su madre los hermanos tratan de llevar a cabo la transmutación, como resultado Alphonse pierde su cuerpo y Edward su pierna izquierda pero no consiguen revivir a su difunta madre, Edward consigue sellar el alma de su hermano en una armadura a cambio de su brazo derecho. Ahora los hermanos tratan de buscar el medio para recuperar sus cuerpos.


Con esta premisa comienza FMAB (readaptación al anime del manga FMA), anime del estudio BONES basado en el manga de Hiromu Arakawa, que nos narrara las aventuras de los dos hermanos en su búsqueda y las numerosas situaciones que vivirán por el camino.
FMAB es una historia que nos habla de las relaciones humanas, de la importancia de la familia, de dejar atrás la niñez y afrontar la vida de los adultos, del tiempo perdido y lo que este se llevo consigo.

La familia es uno de los pilares de la serie, la relación de un padre con su familia, de cómo este está tremendamente orgulloso de su familia y como alardea de la misma todo el tiempo.

El como una hija no es capaz de aceptar la muerte de su padre. La relación de un soldado con sus subordinados y el como un líder no es nada sin sus hombres. Como la guerra arrasa con todo y puede crear los sentimientos de venganza más duros que existen. Un padre que debe aceptar su naturaleza y abandonar a su familia. Y lo más importante… La relación entre dos hermanos que lo han perdido todo.

También nos habla de la madurez, de cómo dos niños son forzados a madurar y son lanzados de lleno al mundo de los adultos, con todo lo que ello conlleva.

Algo característico de FMAB es que no existen los personajes planos, cada uno es único, todos son diferentes entre sí y su diseño de personajes es espectacular, todos y cada uno de ellos tiene diferentes motivaciones y todas tienen lógica.FMAB trata temas como el racismo, la política, el autoritarismo, la alienación, la importancia del individuo y la identidad colectiva.

FMA hace algo complicado, narra historias bastante adultas para estar narradas desde la óptica de niños, y es algo que hace bastante bien, en ningún momento olvidamos que Ed y Al son niños y se comportan como tales, valoran la vida, creen en la justicia, no se rinden y no dejan a nadie atrás.
La banda sonora es magnífica, sabiendo encajar la pieza en el momento justo y dando así énfasis a los momentos de tensión, drama o acción.

FMAB es una serie que necesita paciencia e interés, no es una serie cualquier y seguro que si decides darle una oportunidad acabara por encantarte.

Compartir
Artículo anteriorOperación Chotis En Adobo
Artículo siguienteCapitán Kóblick

Dejar respuesta