La historia es acerca de la vida que lleva una estudiante de segundo año de preparatoria, llamada Saya Kisaragi. Es hija de una sacerdotisa y vive en un templo que cuida junto a su padre. Su madre cuando aún se encontraba con vida luchaba con los que llama “Furukimono”, que son monstruos que devoran a los humanos, por lo que los cazaba para así poder proteger a la gente del pueblo, a sus amigos y a su padre. Su vida se llenará de problemas cuando se entere de la verdad de su pasado

Nos encontramos ante una obra que muestra la corriente pop japonesa, tenemos a una chica vestida en uniforme de colegiala que masacra seres infernales a golpes de katana. Sangre, vísceras, misterio y traiciones a partes iguales que dan como resultado Blood-C, secuela espiritual de Blood+, una obra que se gano el favor del público fácilmente.

Ahora ¿Por qué Blood-C echa por tierra todo lo que su predecesor consiguió? Porque es una obra que no tiene cariño al universo que adapta y se cree más lista que su público tratándolo como si fueran idiotas. Una buena historia con una adaptación pésima que no debería haber visto la luz.

Sus personajes son tan planos que se podrían utilizar de mesas de comedor. Ninguno de ellos tiene carisma ni atractivo. Ni siquiera en el momento más climático de la serie, cuando todo debería ser sorprendente llegan a tener un mínimo de relevancia ni consiguen que te intereses por la historia.

En cuanto a animación y diseño de personajes, Blood-C no tiene nada que envidiar a los diseños de las CLAMP, personajes de casi dos metros de altura casi anoréxicos. El uso de colores es exagerado, las escenas nocturnas, los azules y negros inundan la pantalla y en el resto de escenas predominan los colores tostados.

Pero esto cambia cuando ocurre alguna pelea, la animación mejora notablemente en los combates pareciendo una serie totalmente distinta. Pero esto queda eclipsado por la sangre y violencia que acapara totalmente la atención.

Blood-C no es una obra recomendable, es una serie ridícula que tiende a lo absurdo. Simplemente conseguirá atraer a aquellas personas que busquen un anime sangriento sin trama alguna. Si te interesa este universo, olvida que existe esta serie y decántate por Blood+, esa no te decepcionará.

Dejar respuesta