Es agradable ver series como Ao Haru Ride de vez en cuando, series sin pretensiones, puro entretenimiento pero manteniendo siempre unos estándares de calidad. No será una serie recordada por su complicada narrativa, por sus giros inesperados ni por un arte visual arriesgado o innovador. Algo refrescante para un verano tremendamente caluroso.

Futaba busca empezar su vida desde cero ahora que empieza la preparatoria. En el instituto se gano la antipatía de todas las chicas por su popularidad entre los chicos y su amor de adolescencia, Kou Tanaka, no pudo saber lo que ella sentía. Mientras vive su nueva vida se reencuentra con Kou ¿Seguirá sintiendo algo por ella?

Nos encontramos ante la típica historia de romance adolescente en que dos personas que en el pasado estuvieron enamoradas se reencuentran, una segunda oportunidad al amor en toda regla. Y es alrededor de este mensaje que gira todo el guion, las segundas oportunidad que nos permiten hacer aquello que en el pasado no fuimos capaces de realizar por nuestra cobardía o por la imposibilidad del momento.

La trama es bastante solida, el romance como piedra angular, un poco de humor por ahí, y una pizca de drama por allá.

Los chistes son lo que te puedes esperar de una serie de este tipo, los típicos malentendidos, momentos vergonzosos, celos y alguna que otra broma facilona. Pero es un humor agradable, no rechina en exceso ya que aunque aparece mucho, no se apropia del show.

Los momentos en los que fluyen las lágrimas son otro cantar, aquí la banda sonora destaca de manera increíble. Estas escenas no buscan la lágrima obligada, esos momentos se crean de una forma muy natural, Yoshioka y Kou son dos personajes con los que es muy fácil empatizar, todos somos o hemos sido adolescentes, y sabemos que se siente en los amoríos de esa edad. Son relaciones muy intensas e inestables, este aspecto está representado con mucha fidelidad, por lo que las escenas dramáticas tienen gran fuerza.

El manejo de la música y los silencios es cuanto menos destacable, se nota que los tiempos están muy calculados para que todo encaje en su momento. Esto, sumado al increíble talento de Production I.G para la animación da como resultado un producto explosivo.

Ao Haru Ride es una serie redonda, el único punto flojo es que no es una serie que busque innovar o romper los estándares. A pesar de todo, es una experiencia realmente gratificante y perfecta para ver en pareja.

Compartir
Artículo anteriorManual De Un Tacaño
Artículo siguienteLa Cosa Del Pantano

Dejar respuesta