Oriente es el título del libro que acaba de recuperar la editorial Almuzara, y el destino del fascinante periplo que Blasco Ibáñez hizo a través del mundo oriental y que le llevaría hasta Constantinopla, la capital del imperio otomano.

Un maravilloso libro de viaje, de impagable valor literario e histórico, que el autor valenciano escribió una vez finalizado el periplo que comenzó  en agosto de 1907 en vísperas, por entonces, de convertirse en uno de los autores más afamados del orbe.

En la narración de dicho periplo, Blasco Ibañez aúna con insólita pericia la descripción de lo más genuino y pintoresco con la historia pasada de cada lugar al que llega, vaticinando en sus lúcidas observaciones muchos de los cambios que habrían de acontecer poco después, como corolario de la Primera Guerra Mundial.

En la primera parte de la obra, Camino de Oriente, el célebre novelista nos guía desde la ciudad balneario de Vichy hasta Budapest, pasando por Suiza, Alemania y Austria, brindando al lector una certera y vívida descripción de la Europa de comienzos de siglo.

La segunda parte nos traslada ya a Constantinopla, que a Blasco, como a tantos otros antes y después de él, le dejará completamente arrobado.

En los capítulos dedicados a esta urbe el autor se zambulle por entero en el universo oriental, con sus fulgores y sombras, con su perenne vitalidad y bullicio, sin olvidar su intimismo más recóndito, siempre con la maestría del gran escritor que fue y será ya para siempre.

Escritor, periodista, político y editor, Vicente Blasco Ibáñez nació en 1867 en Valencia. Estudió Derecho, licenciándose en 1888. De personalidad arrolladora y carismática, participó de manera muy activa en la política nacional de su tiempo, significándose por su posición antimonárquica y republicana y expresando sus
ideas en Pueblo, periódico que fundó en 1893.

Detenido en 1896 y condenado a varios meses de prisión, entre 1898 y 1907 ocupó escaño en el Congreso por el Partido Republicano. Cuando subió al poder Cánovas del Castillo, se exilió por un breve espacio de tiempo en la ciudad de París.

Aunque contrario a sus ideas, a la muerte de Canóvas, Blasco Ibáñez aplaudió su espíritu de concordia entre pensamientos dispares. Su estilo novelesco es de tendencia naturalista, influenciado en gran medida por el francés Emile Zola.

Si bien algunos críticos le han incluido entre los autores de la Generación del 98, lo cierto es que sus coetáneos no lo admitieron entre ellos; Blasco Ibáñez logró enriquecerse gracias a la literatura, algo que ninguno de ellos alcanzaría.

Entre sus numerosas obras, que le granjearon reconocimiento y fama a nivel internacional y han sido llevadas al cine y la pequeña pantalla en multitud de ocasiones, cabría destacar entre otras Arroz y Tartana, La Barraca, Entre Naranjos, Cañas y Barro, La Horda, Sangre y Arena o, tal vez la más célebre, Los Cuatro Jinetes Del Apocalipsis.

Nota de prensa integra.

1 Comentario

  1. […] Resen ha sido la encargada de la distribución en nuestro país del DVD inedito hasta este momento. Con una calidad de imagen mejorable pero que cumple, y un apartado sonoro en condiciones, el DVD no incluye ningún tipo de extras. Esto ocurre con otras ediciones del DVD lanzado en otros países. […]

Dejar respuesta